Localizan 11 cabras muertas por sarna en Aragón en un avance de la epidemia

13 febrero, 2018 • Noticias de caza

La enfermedad puede alcanzar un repunte debido a las bajas temperaturas y por la nieve caída ya que las cabras se juntan para guarecerse y mantener el calor.

La epidemia de sarna va ganando terreno. La Dirección de Caza y Pesca ha contabilizado ya 11 casos positivos de muertes por sarna sarcóptica en cabra hispánica en el entorno de los Puertos de Beceite.

Desde la Dirección General, explican, el avance de la enfermedad está siendo, hasta el momento, más lento de lo esperado en gran parte por las temperaturas benignas de diciembre y enero. Sin embargo, añaden, temen un claro repunte de la enfermedad a lo largo de este mes debido a las bajas temperaturas y la nieve. Durante el rigor invernal las cabras tienden a guarecerse y a permanecer juntas para no perder calor.

Cabe recordar que para que un rumiante resulte contagiado por la enfermedad tan solo es necesario un contacto mínimo con la piel de un animal infectado, que duerman en el mismo lugar o que roce una piedra en la que se ha rascado el animal. «Estamos haciendo un exhaustivo seguimiento de la epidemia. En los próximos días nos reuniremos con cazadores y agentes forestales para valorar el avance de la enfermedad», explicó Ángel Berzosa, Director General de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón

En cualquier caso, los once casos confirmados, representan ejemplares en los que se ha llevado a cabo un análisis tras su muerte por enfermedad o tras ser abatidos. Sin embargo se cree que la incidencia puede ser mucho mayor y aunque no se tienen datos oficiales, podría haber decenas de ejemplares afectados ya por la enfermedad.

Hasta el momento las medidas puestas en marcha pasan por abatir todo ejemplar sospechoso de portar la enfermedad, tanto a través de precintos ordinarios como sanitarios, haciendo hincapié en los machos jóvenes. Por el momento desde DGA se desaconseja el uso de pienso medicalizado, como sí han hecho en la vecina Comunidad Valenciana, aunque no cierra la puerta a que los cotos puedan distribuirlo

Los expertos advierten que no se puede pronosticar la incidencia al depender de muchos factores -ambientales, temperatura,.- pero en el caso más pesimista se podría llegar a reducir el número de ejemplares en un 90% en tres años, como ya ha ocurrido en los últimos años en las poblaciones de Sierra Nevada. Hay antecedentes: A finales de los años ochenta un brote de sarna ya redujo hasta un 3% la población de cabras en la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén) en tan solo cuatro años.

La llegada de esta enfermedad parasitaria se produce tres años después de que se detectasen varios casos en distintas poblaciones de la Tierra Alta y el Montsiá, en la vecina Cataluña.

La sarna sarcóptica no se contagia al ser humano. Se trata de una enfermedad parasitaria causada por un ácaro y se transmite por contacto con otros animales afectados. Se manifiesta en el cuello, cabeza y espalda y después se extiende por toda la piel. Los animales pierden pelo y se les forman costras. Además, sufren picores que provocan que se rasquen de forma continua y se vayan debilitando hasta que mueren.

Al parecer el foco de contagio tuvo lugar en una explotación de ganado caprino del Montsiá, cuyas cabezas provenían de Andalucía y estaban infectadas, por lo que transmitieron el parásito a las poblaciones de cabra montés.

Informa Javier de Luna para lacomarca.net

 


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. TONIGENERAL dice:

    otra vez la sarna de las cabras, y otra vez los mismos errores, casi con seguridad, o sea la falta de gestion, agravada por los pseudoecologistas con mando en plaza en las diferentes Administraciones medioambientales que no dejan realizar esa necesaria gestión, o que no obligan a realizarla, en el caso de que fuese necesario, a los propietarios o arrendatarios de cotos
    La sarna es una plaga cuyo principal origen en las monteses es la superpoblacion de las mismas y el no respetar unos minimos biotopos por los ganados domesticos, de forma que se origina el contacto entre las monteses y las domesticas, o simplemente la invasion del biotopo de las monteses por las domesticas, y ya tenemos el contagio efectuado, con el agravante de que, al haber exceso de poblacion en las monteses, superandose la carga maxima que podria mantener el biotopo en cuestion, origina debilitamiento por falta de alimentacion en las monteses agravandose el problema.
    ESto se conoce desde hace mogollon de años, pero nunca se toman las medidas necesarias para solucionarlo…si acaso, para denunciar a algun propietario o arrendatario por eliminar cabezas que no puede mantener su coto en cuestion……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *