La serie ‘Porca Miseria’ disparó la tenencia de cerdos vietnamitas

7 Marzo, 2017 • Noticias de caza

La Federación Catalana de Caza está elaborando una mapa para localizar las zonas donde hay cerdos vietnamitas y de ejemplares hibridados con jabalí. Desde que se emitió la serie ‘Porca Miseria’ en TV3 se popularizó la tenencia de estos cerdos, que son liberados cuando suponen molestias en el domicilio. La Federación catalana pretende atajar el problema antes de que sea incontrolable y los casos de hibridación con jabalíes aumenten. Según indica su presidente, Joaquín Vidal, la elaboración del mapa se alargará hasta los meses de septiembre u octubre.

En el Campo de Tarragona hay decenas de cerdos vietnamitas que en un principio eran domésticos y ahora campan en libertad. Algunos son híbridos porque se han empezado a cruzar con el jabalí y ya se acercan a núcleos urbanos.

Dos cerdos vietnamitas, uno de ellos hibridado con jabalí / Federación Catalana de Caza

Para controlarlo, la Federación de Caza elabora un mapa en colaboración con los agentes rurales para identificar donde hay presencia de estos animales para después tomar medidas. Según explicó el presidente de los cazadores en Tarragona, Joaquín Vidal, ahora toman nota de los entornos donde son vistos y después, los agentes rurales podrán hacer inspecciones para ver si el animal está asilvestrado. «Ahora es el momento de actuar para que la situación no pase de la raya», señala Vidal, que recuerda que en la zona ya hay una gran cantidad de jabalíes que se podría agravar con el aumento de los cerdos vietnamitas.

Hasta ahora, se han detectado cerdos vietnamitas e híbridos de jabalíes en la Selva del Campo, Alforja, Montblanc y en zonas próximas del Vendrell. En las últimas semanas, según explica el presidente de los cazadores en Tarragona, se han detectado también por Boscos de Tarragona o por el valle del Loreto. Vidal explicó que la proliferación de cerdos vietnamitas en el campo viene de cinco o seis años para acá, después de que comenzara a ser moda tener estos animales como una mascota doméstica.

«Lo vemos desde que se emitió la serie de ‘Porca Miseria’ en TV3», dice Vidal ejemplificando como se popularizó tener en casa este animal. La cría de cerdo vietnamita se puede comprar por un precio asequible por internet y el conflicto en casa llega cuando se hace grande: «después, pesa 50 kilos, pasea por el comedor de casa, molesta y olores», detalla el secretario de la Federación de Caza, que argumenta que hay propietarios que abandonan el animal en el campo. «Puede que se escapen, que estén en una casa y no vuelvan a dormir por la noche, o quizás lo dejan ir», aventura Vidal, que ve que una de las soluciones es identificar los animales y mirar quien tiene en propiedad y en qué condiciones.

«El animal no puede estar pastando en medio del campo: ¿qué garantía tienes que te volverá o no el montará un jabalí?», se pregunta Vidal, mientras afirma que «quien tenga a su cargo estos animales tiene que tener cuidado, guardarlos en un recinto cerrado y se establezcan unas medidas», continúa. Que esté en libertad y las cerdas puedan ser montadas por los jabalíes puede hacer crecer de manera considerable la población para que mientras que los jabalíes pueden tener unos cuatro o cinco lechones, el vietnamita puede hacer hasta diez o más.

Así, el principal problema sería que crecería aún más la población de un animal que los cazadores ya consideran difícil de controlar porque está en aumento constante. Primero el mapa, luego las capturas. La elaboración del mapa, que apenas comienza, se alargará hasta entrado septiembre u octubre. Entonces, una vez delimitada la zona donde habitan los cerdos vietnamitas, será cuando se tendrá que decidir cómo actúa.

«Será necesaria falta voluntad política», avanza Vidal, que dice que habrá que ver si la competencia es de los ayuntamientos o de Agricultura. «En zonas urbanas no se puede cazar a tiros pero hay otros medios, sin que tenga que ser la muerte, para hacer capturas», detalla.

Informa lavanguardia.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *