La Sali de Miguel Ángel Alonso

5 agosto, 2013 • Miscelánea

Esbelta, de gran porte y siempre erguida. Unos rasgos angulosos determinaban su cabeza y unos tremendos ojos siempre alegres y despiertos la dotaban de una expresión casi humana. La perra de Emiliano se llamaba Sali, una podenca ibicenca, blanca, parche en el ojo,  con algunas manchas anaranjadas sobre la parte posterior del lomo.

Aquella gélida mañana de otoño estábamos cazando el siempre complicado esparto, el peor de los tiraderos posibles para el cazador y un áspero e interminable laberinto plagado de trampas para los perros. Para más Inri y debido a las fuertes lluvias caídas durante la última semana los caminos estaban impracticables, y nos tocó dejar los coches alado de la carretera, muy lejos de lo cendajos del Olmo Torres que en Ca la Chanin  con el primer café de la mañana habíamos acordado cazar.

Hacía allí nos dirigíamos camino adelante y sin cargar las armas cuando empezamos a oír los primeros tiros en el Huerto del Cura, sin duda a las perdices. La Sali nos miraba como apremiándonos a llegar, iba por el borde del camino, con la cabeza levantada cuando se quedó quieta mirando a un cerrete que había al otro lado de un barbecho, en apenas dos segundo se plantó en el cerro. Nosotros observábamos la escena desde el camino con las escopetas descargadas. Tras dar una par de acrobáticos saltos sobre el esparto, rompió el conejo como un relámpago,  visto y no visto, la perra dio el tirón tras él y desparecieron de nuestra vista en la otra cara del cerro.

Chila Sali, chila, chila, – gritaba Emiliano – cagüen diez ladrón, ya se habrá embocao el conejo, con esta perra no llegamos en toda la mañana, anda vamos a seguir, ya vendrá.

Antes de que nos hubiese dado tiempo a andar cien metros, ya venía la perra detrás de nosotros con el conejo en la boca….

Llegamos al Olmo Torres y nos repartimos la mano; Pablín, el espíritu  a la par que cerebro del grupo, el alma sabia de nuestras jornadas de caza, en mitad del esparto, por el centro, con el grueso de los perros  y rompiendo. Un poco separado Emiliano, también por el centro, Rubén por lo alto controlándolo todo y yo por debajo por el borde inferior, algo distanciado para tener más amplitud de campo de tiro. Los perros iban y venían, saltaban, paraban, corrían, una ladra aquí, un chillido allá, un tiro, ahora dos….era un goteo permanente, y los morrales llenos. La Sali cazaba a su aire, no metía la nariz al suelo, la cabeza siempre alta, con esa superioridad que se saben los grandes perros, trasmitiendo seguridad, ahora trotaba, una muestra, dos saltos, carreras…. cada poco rato se plantaba donde Emiliano con un conejo en la boca sin mediar disparo. Así iba transcurriendo la mañana, una de tantas, cuando siento un ruido y giro la cabeza, en una de las zonas pendientes del cerro Emiliano rodaba hacía mí, encogido y con una fuerte expresión de dolor en su cara. Todos nos dirigimos corriendo hacía él, no lograba articular palabra, y se apretaba con las manos el estómago.

Intentamos levantarme del suelo, cuando la Sali se acercó a nosotros y comenzó a gruñirnos con gesto amenazante. Nos separamos de él, asustados y sorprendidos, sin duda pensaba que le estábamos haciendo algo. Poco a poco Emiliano consiguió calmar a la perra, y entre los tres le llevamos hasta el coche, eso sí, la Sali no se separaba ni un metro, es mas, durante el camino saltó una liebre de la linde y no la hizo ningún caso, la única vez en su vida que no corrió tras una pieza de caza. Increíble devoción y fidelidad al amo de este animal.

Tras una interminable caminata llegamos al Seat-127, abrimos la puerta trasera y tumbamos a Emiliano, antes de que cerrásemos la puerta ya se había colado la perra a sus pies.

Llegamos al pueblo, y rápidamente telefoneamos al prácticante de Santorcaz, sin saber explircarle lo que le ocurría a nuestro amigo, simplemente que tenía unos fuertes dolores en la zona del vientre y abdominal además de escalofríos y fiebre, nunca le había pasado antes. Le acostamos en su cama, y nadie se atrevió a impedir la entrada a la podenca que como un rayo se metió debajo de la cama en la que se retorcía de dolor su dueño.

Al rato sentimos el retumbar de las escaleras de madera, y respiramos al ver aliviados la entrada del practicante a la habitación, cuando de repente la Sali, al ver un desconocido en casa que entraba en la habitación de su maltrecho dueño asomó la cabeza de la cama, enseñó los dientes y comenzó a ladrar y gruñir al atónito visitante.

Intentamos llevarnos de la perra de allí, pues el practicante ni se acercaba a la cama, y ni siquiera a nosotros nos dejaba acercar. Finalmente llamamos a la madre de Emiliano, que había criado aquella podenca a biberón cuando era una cachorra, y sólo con ella salió de la habitación.

Lo de Emiliano resultó ser un cólico al riñón, y lo de la perra…no tiene nombre.

Relato de caza participante en el concurso organizado por Cazaworld, autor Miguel Ángel Alonso Valdivieso.  Toda la información del concurso en:

Concurso de Relatos



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *