La prohibición que puede arruinar el futuro de los parques nacionales y sus gentes

17 octubre, 2018 • Miscelánea

Jose María Gallardo relexionando sobre la prohibición de cazar en Parques Nacionales.

El 5 de diciembre de 2020 la caza deportiva y comercial, además de otros usos como la pesca deportiva o la tala forestal, quedarán prohibidos para siempre en los parques nacionales.

En este vídeo explicamos qué pasará si estas actividades se prohíben y dejan de realizarse, además de conocer cómo afectará a las personas que viven junto a estos espacios protegidos.

Redacción | Acompañamos a José María Gallardo, presidente de la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza), en un viaje reflexivo en pleno corazón del Parque Nacional de Monfragüe. ¿Qué ocurrirá si la caza se prohíbe en este paraíso natural? En su recorrido, Gallardo recoge la opinión de personas que forman parte de la actividad cotidiana del parque, siendo este y lo que en él sucede parte de sus vidas.

Anna Serrano, alcaldesa de Serradilla, destaca la importancia económica de la caza para su localidad y cuenta la gran tradición que los serradillanos mantienen con la práctica cinegética, que pasa a lo largo de las generaciones, de abuelos a padres y de padres a hijos. «La caza es uno de los elementos más importantes, trae muchísimo turismo y un turismo con un nivel adquisitivo muy alto», asegura la alcaldesa.

El viaje continúa y en su siguiente parada, Isaac Vega, de profesión hostelero, aficionado a la caza y la ornitología, le confiesa a Gallardo que la caza supone para su empresa el 60% de las ganancias anuales. «No solo por las monterías, sino porque esas personas que organizan la montería empiezan a cuidar la finca a partir de agosto tienen que venir todos los días: todos los días comen, piden bocadillos, comen…» asegura el hostelero.

La caza social forma parte de la cultura de los pueblos de Monfragüe y se transmite de generación en generación, como reconoce la alcaldesa de Serradilla. El presidente de la Sociedad de Cazadores de Serrejón, Andrés Blázquez, revela al de Fedexcaza que la explotación de cabras de un vecino se sacrificó por completo por estar afectadas por tuberculosis. Jabalíes y ciervos son vectores de la tuberculosis, que, al entrar en contacto con el ganado, transmiten la enfermedad. «Nosotros lo que queremos, en colaboración con la guardería del parque, es cazar, gestionar el descaste de ciervas…», pide Andrés para la agrupación de cazadores que preside.

El viaje del presidente de Fedexcaza va llegando al final del trayecto, pero antes, Pedro Pérez, gestor cinegético, asegura que entre 70 y 80 personas trabajan cada día de montería de manera directa o indirecta. «Todo eso que se crea a estos pueblos, a estos jornales que damos las empresas profesionales de caza, dejaría de existir», lamenta Pedro.

José María Gallardo inició un viaje haciéndose una pregunta y ha encontrado las respuestas que buscaba entre políticos, empresarios locales y representantes de los cazadores en el Parque Nacional de Monfragüe, una de las zonas afectadas por la Ley de Parques Nacionales que prohibirá la caza deportiva y comercial en 2020. «¿Habrán buscado respuesta quienes la quieren prohibir?», se pregunta Gallardo.

Monfragüe tiene un exceso de población de ciervos

En un artículo publicado el 23 de octubre de 2017, Cazaworld informaba sobre la valoración de los daños que los ungulados hacen sobre la vegetación en el Parque Nacional de Monfragüe según un estudio.

El 62.5% de las fincas pertenecientes a Monfragüe tienen unos daños «altos o muy altos» a consecuencia de las grandes poblaciones de ungulados.

Un estudio revela que el Parque Nacional de Monfragüe tiene un exceso de población de ciervos

La Ley 30/2014 de Parques Nacionales y la caza deportiva y comercial

La Ley de Parques Nacionales establece: «En todo caso se consideran incompatibles la pesca deportiva y recreativa y la caza deportiva y comercial así como la tala con fines comerciales. Por motivos de gestión y de acuerdo al mejor conocimiento científico, la administración del parque podrá programar actividades de control de poblaciones y de restauración de hábitats. Son incompatibles asimismo los aprovechamientos hidroeléctricos, las vías de comunicación y las redes energéticas, salvo en circunstancias excepcionales debidamente justificadas por razones de protección ambiental o interés social, y siempre que no exista otra solución satisfactoria».

«La pesca deportiva y recreativa y la caza deportiva y comercial, así como la tala con fines comerciales. En el caso de existir estas actividades en el momento de la declaración, las administraciones competentes adoptarán las medidas precisas para su eliminación, dentro del plazo que a tal efecto establecerá la ley declarativa. La administración gestora del parque nacional podrá programar y organizar actividades de control de poblaciones y de restauración de hábitats de acuerdo».


3 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Luis Maroto Figueroa dice:

    Tema polémico donde los haya… La Caza nunca debió haberse entendido como un negocio, y menos en lugares como los Parques Nacionales…

  2. Casto Bravo Díaz de Celis dice:

    Si no se caza en los Parques, la proliferación de animales será enorme, por no hablar de la falta de alimento a los mismos, que hará que se sitúen en los alrededores y allí sí es dónde puede proliferar toda suerte de enfermedades transmitidas por animales enfermos.
    Lo que aconseja el sentido común es una práctica selectiva y bajo control, que, puede ser gestionada directamente por las Comunidades, y ,por cierto, no tiene porqué ser una actividad prohibitiva para el cazador de bajos ingresos.

  3. Dego dice:

    Estaba convencido que los tiempos avanzan y las personas se actualizan en conocimientos. Con la lectura de la ley 30/2014 de Parques Nacionales y la caza Deportiva y Comercial, donde insta a las administraciones para de adopten medidas encaminadas a su eliminación de la práctica de la caza, dentro de los Parques Nacionales.
    No me queda más remedio que asumir que esto sobrepasa el sentido común, del más neófito en la materia. Cualquier inexperto en la preparación que se puede atribuir a los redactores de este ley y utilizando un mero razonamiento lógico. Podría mejorar los contenidos actuales, que estan llenos de despropósitos y carentes de actuaciones prácticas enfocadas a la conservación de especies (Fauna silvestre) en el medio natural. La ley una chapuza con ribetes de esnobismo progre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *