La precisión del arma larga rayada: El factor humano

1 diciembre, 2010 • Sin categoría

1ª parte del artículo (pinchad aquí)

2ª parte del artículo (pinchad aquí)

EL FACTOR HUMANO

El cazador o tirador es quien cuando, como y donde decide que hay que disparar, por lo que es el artífice final del proceso, es el que materializa la acción del lance.

Para que la exactitud del disparo sea lo más perfecta posible se ha de tener en cuenta:

-La respiración, hay varias teorías al respecto, pero yo me inclino sobre comenzar el proceso con la inspiración (llenado de pulmones) y expirar (vaciado de los mismos) pero dejando algo en ellos, y justo antes de disparar no respirar, estar inmóvil para así no generar movimiento o alteración de nuestros músculos, seguidamente una vez efectuado el disparo, expulsar el aire restante que nos quedaba en nuestros pulmones.

-El disparador es clave, ha de estar a la distancia adecuada a la yema de nuestro dedo con el fin de poder arrastrar suavemente, nunca dando “gatillazo”, para que no se desestabilice el arma y poder colocar el proyectil en el punto deseado o fijado.

Rafael Martín Díaz: Entrenador Nacional de Tiro Olímpico



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *