La precisión del arma larga rayada: El cartucho.

25 noviembre, 2010 • Sin categoría

1ª parte del artículo (pinchad aquí)

EL CARTUCHO

Por suerte, en el mercado existen una gran variedad de calibres, lamentablemente, por desconocimiento, la mayoría de las veces compramos un arma con un calibre algo estándar, dependiendo del tipo de caza que se vaya a practicar se ha de escoger un calibre, teniendo en cuenta una posible horquilla de tipos o especies de animales, es conveniente antes de decidirse ser asesorado por un conocedor en la materia.  Para la montería se emplea un tipo de cartucho distinto a un rececho o a la caza africana o peligrosa, por lo que se ha de tener claro qué tipo de caza queremos practicar. Es cierto que existen algunos más versátiles que otros, pero aún así no se puede abarcar todo con un tipo de calibre. Por lo que influye notoriamente a la hora de disparar el tipo de proyectil que empleemos.

Independientemente del calibre, tenemos el factor de gramaje, a mayor peso menos estabilidad de precisión. Dependiendo de la época del año (verano, invierno….) debe ir cebado con tipo y carga.  La punta o proyectil es de suma importancia, por suerte, en el mercado, existen una variedad bastante grande de cartuchos comerciales con distintos tipos de puntas en un mismo calibre, por lo que dependiendo de lo que vayamos a cazar podremos escoger casi a la carta qué tipo de proyectil emplearemos. Existe la teoría, de algunos, no o poco entendidos, sobre colocar menos pólvora en nuestros cartuchos, o bien cargarlos con pólvoras  menos rápidas (siempre de doble base), no siendo esa la solución. La única alternativa, a los cazadores que no recargan sus balas, es disparar la cartuchería comercial tanto en punta y pólvora, adecuada a cada especie y cazadero sin quedarse corto ni pasarse.

Por lo que diremos que: A (mayor) > retroceso en un rifle, tendremos como resultante (menor) < precisión o resultado.

Rafael Martín Díaz: Entrenador Nacional de Tiro Olímpico



Artículos relacionados


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *