ONC y Anarma explican sus diferencias con falta de acuerdo para defender la caza y las armas

15 diciembre, 2017 • Noticias de caza

Un montero apunta y dispara con un rifle de cerrojo camo y un punto rojo.

Anarma califica a la ONC de «cortijo inoperante» y la entidad de la caza afirma que existe un movimiento en su contra que pretende «ningunearla».

Ambas entidades muestran su buena predisposición por entablar de nuevo relaciones para defender el sector de la caza, las armas y el mundo rural.

Redacción | La Asociación Nacional del Arma de España ha confirmado su baja como miembro de la Oficina Nacional de la Caza. Anarma ha comunicado por escrito a todos los miembros de la ONC su cese como entidad asociada, indicando que la ONC «deja de ser un medio válido para defender los intereses del mundo rural y los cazadores». La Asociación califica a la entidad como «cortijo inoperante».

Javier Arnaiz es presidente de Anarma y explica a Cazaworld que han sido un cúmulo de circunstancias las que han llevado a la Asociación a abandonar la Oficina. «Hace meses que no recibimos información de nada que tenga que ver realmente con la actividad de nuestros asociados y los objetivos de Anarma —afirma Arnaiz—, existiendo temas candentes como la transposición de la Directiva Europea de Armas en España o la posible prohibición de la caza con plomo en Europa a los que la ONC no está prestando atención».

El presidente de Anarma comenta que se sentían excluidos de la entidad de la caza pese a ser integrantes de la misma (el 29 de noviembre reciben la última comunicación de la entidad): «La gota que ha colmado el vaso es que ni siquiera se nos haya convocado a la Asamblea General, de cuya celebración nos hemos enterado por la nota de prensa de la ONC». En esa Asamblea participó [por videoconferencia] un representante de la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la UE (FACE) y Larson se queja de no asistir por no ser avisados, pues tenían «muchísimo interés» en encontrarse con los representantes europeos.

El presidente de la Oficina Nacional de la Caza admite que Anarma no fue convocada a la Asamblea General y lo atribuye a un «error burocrático». Santiago Iturmendi se disculpa por ello como máximo responsable de la entidad, pero quiere aclarar primero que Anarma no ha asistido a las reuniones previas a las que fue convocada y, en segundo lugar, puntualiza que la ONC trabaja y se interesa por las gestiones en el tema de armas y el uso de munición de plomo en humedales. Iturmendi afirma que están «en permanente contacto» con la FACE y, de hecho, dos directivos de la ONC viajaron a Bruselas en noviembre para tratar estos asuntos.

«Ningunear a la ONC»

Santiago Iturmendi ofrece a Cazaworld el que considera el «principal motivo» por el que Anarma ha presentado su baja de la entidad: «se han puesto de acuerdo con otras entidades para ningunear a la ONC y acercarse a otras entidades que no han querido estar en esta Oficina». Según cuenta, «en este abandono hay un claro movimiento en contra de la ONC».

Anarma cuenta con cerca de 2.000 asociados y con unos 10.000 colaboradores que mantienen la Asociación con cuotas y donaciones. Anarma participa como miembro muy activo en Firearms United,  una asociación de carácter europeo (con representación en más de 40 países) que se inicia en 2013 por la indignación y preocupación de ciudadanos de Europa ante las líneas de desarme que se quieren promover desde la UE.

A Arnaiz no le cabe duda: «somos la entidad más fuerte que hay en España de representación de aficionados al mundo de las armas». Hace dos años, con el propósito de buscar información, colaboradores y apoyos mutuos con el mundo de la caza, así como poder tener acceso a instituciones como la FACE, Anarma se incorpora a la ONC.

La Oficina Nacional de la Caza se define como la entidad conservacionista sin ánimo de lucro más amplia de España, cuya misión es la óptima defensa y representación del sector cinegético y los cazadores españoles a nivel nacional e internacional. Se tildan como «la voz de los cazadores» y, además de colaborar con fundaciones como la del Oso Pardo o la de Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y Espacios Naturales Privados, apuestan por la defensa de la caza como la actividad más ética y sostenible en la gestión de los espacios naturales, la caza recreativa-ambiental, las modalidades de caza tradicionales y el desarrollo del medio rural.

«Nuestra prioridad —detalla Arnaiz— es la defensa del derecho de nuestros socios». Por ello, Anarma busca socios y alianzas que refuercen la posición de los defensores de la caza y el uso de armas de fuego con fines cinegéticos y recreativos, pero que «no que las debiliten». El presidente de la Asocación dice que «por este motivo, y por la falta de seriedad de los actuales dirigentes de la ONC, nos hemos dado de baja». Para Arnaiz, con esta decisión, Anarma se aparta de las posiciones «elitistas y desconectadas de las realidad social» que dirigentes de estas organizaciones propugnan y defienden.

«Cortijo inoperante»

El 14 de diciembre, Anarma publica en las redes sociales su decisión de darse de baja de la ONC. Explican que la Oficina «ha dejado de ser un medio válido» que defiende a los cazadores y al mundo rural, afirmando que ha pasado a convertirse «literalmente» en un «cortijo inoperante». Arnaiz precisa esta calificación reconociendo que es «la sensación» que la ONC transmite durante los últimos meses, y dice que «las últimas salidas de la ONC han dejado a la organización casi sin voces críticas y solo un grupo selecto que parece estar tomando decisiones». Arnaiz considera como «grave» que no haya hecho «absolutamente nada efectivo» en los últimos meses para «detener el avance animalista y regulador» mientras estaba «sumida en luchas intestinas».

El presidente de Anarma dice que las ONGs animalistas siguen recibiendo «ingentes» cantidades de dinero público y piensa que nos encontramos en un «momento crítico» porque puede haber nuevas restricciones con relación al uso del plomo. «Ahora —lamenta Arnaiz—, cuando es más necesaria la ONC, no puede estar más perdida en sí misma».

Santiago Iturmendi no vacila al tachar como «grave insulto» y «descalificante» hacia la entidad la manera en que Anarma ha definido a la ONC. El presidente de la Oficina no cree que esa calificación responda a lo que piensan los asociados de Anarma.

Iturmendi niega que haya habido luchas internas dentro de la ONC y argumenta que han estado trabajando en diversas materias en favor de la caza y el mundo rural, como la modificación de la Ley de Biodiversidad, la creación de un grupo de trabajo en Bienestar Animal, las gestiones con la Fiscalía General del Estado para acabar con los insultos en las redes sociales, el apoyo a la creación de la Alianza Rural o a la declaración de la montería como Bien de Interés Cultural (BIC). Iturmendi añade que la ONC se ha personado en actuaciones judiciales concretas en defensa de los intereses de los cazadores. «Los resultados hablan por sí solos», concluye.

Buena predisposición

Los dos máximos responsables de las entidades consultadas han manifestado a este medio su voluntad de volver a unirse por unos fines comunes. Anarma reconsiderará su decisión cuando entiendan que la ONC vuelve a trabajar «activamente, con eficacia y transparencia, siendo útil al colectivo que representa». Por su parte, desde la ONC consideran que la Asociación estará dispuesta a regresar como asociado, pues la consideran una entidad «muy seria y de prestigio».

A Iturmendi le satisface la buena predisposición de Anarma, pese a que considere que está atravesando «una sinergia» propiciada por «otra asociación del sector que lidera un movimiento en contra de la ONC por rencor hacia las personas», y lanza un augurio: «el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, seguro».

Con referencia a la ONC y a las palabras vertidas por Anarma, Iturmendi reconoce que ha relevado a una persona «de mucha talla» como es Juan Antonio Sarasketa y que, siendo «altruista sin intereses de ningún tipo», manifiesta su decisión de dejar la Oficina y dedicarse en exclusiva a la Federación de Caza de Castilla y León que preside si él «pudiera ser el problema». Entiende que la entidad, con el apoyo de Sarasketa y otros compañeros, «va a estar en primera línea en defensa de la caza, la conservación y el medio rural».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *