La Mesa de la Caza manchega considera un retroceso la nueva Ley de Caza

1 Febrero, 2017 • Noticias de caza

Las organizaciones que integran la Mesa de la Caza de Castilla-La Mancha han manifestado su descontento con el texto que pretende modificar la Ley 3/2015 de Caza. Pese a que el consejero de Agricultura, Francisco Martínez, señaló el pasado lunes el alto grado de consenso en la reforma de la Ley, la Mesa manifiesta su desacuerdo en este sentido y «responsabiliza de los futuros conflictos que se producirán entre cazadores y agricultores» al responsable de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Gobierno manchego.

Con relación a las manifestaciones hechas por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, con respecto al alto grado de consenso alcanzado con la reforma de la Ley 3/2015 de Caza de Castilla-La Mancha, las siete organizaciones que conforman la Mesa Regional en Defensa de la Caza (Federación de Caza, Aproca, Asaja, Atica CLM, Atica Guadalajara, Federación de Galgos y Asiccaza), han expresado su profunda decepción con el nuevo texto que esta semana ha salido a información pública.

Las organizaciones entienden que las demandas de los grupos ecologistas han pesado mucho más que las de todo un sector cinegético. En este sentido, la Consejería ha prohibido las autorizaciones por control de daños así como el control de predadores en los Planes de Ordenación Cinegética, lo que supondrá no sólo un incremento de la burocracia administrativa sino un grave problema para la efectividad en los daños producidos en parcelas agrícolas o en la recuperación de las especies de caza menor.

La Mesa de la Caza responsabiliza al consejero de los futuros conflictos que, sin duda alguna, se generarán entre cazadores y agricultores por no poder paliar estos últimos los daños que las especies cinegéticas producen cada año a las cosechas.

Por otro lado, el sector cinegético considera que, además de las limitaciones de los Planes de Ordenación Cinegética, la reducción a 500 ha de las zonas de reserva para las especies de caza menor, la prohibición del calibre 22, el desarrollo de conceptos y definiciones deficientemente clarificados o el incremento del régimen sancionador son motivos más que suficientes para que, todas las organizaciones que conforman la Mesa Regional en Defensa de la Caza, rechacen por completo el texto de esta nueva ley e insten al gobierno regional a aceptar en este proceso de información pública las propuestas del sector.

En caso contrario, las asociaciones del sector cinegético han contemplado la posibilidad de realizar movilizaciones, aunque esperan que se pueda producir el consenso, ahora sí, con el sector cinegético.

Informa Federación de Caza de Castilla-La Mancha

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *