La lucha generacional para continuar con el ‘parany’ se desploma ante el acoso judicial

18 abril, 2018 • Noticias de caza

El presidente de Apaval, Miguel Ángel Bayarri, reconoce que los jóvenes no se acercan al ‘parany’ y a su cultura debido a que «sólo hay problemas».

La Comunidad Valenciana no autoriza las pruebas con el cesto malla porque lo considera un sistema de captura masivo y no selectivo.

La presión judicial sobre el parany y la firme decisión de la Consejería de Medio Ambiente de bloquear la alternativa del cesto malla propuesto por Apaval (Asociación Valenciana de Paranyer) para permitir la práctica de esta modalidad de caza tradicional ha cortocircuitado en los últimos años el relevo generacional.

Así lo explica el presidente de Apaval, Miguel Ángel Bayarri, quien reconoce que los jóvenes no se acercan al ‘parany’ y su cultura debido a que «sólo hay problemas».

Según dijo el presidente de Apaval, «nosotros mismos somos los primeros que no queremos que nuestros hijos se vean envueltos en problemas legales, preferimos que tengan otras aficiones que sean más seguras».

Ante todo ello, el parany envejece porque no se produce un relevo generacional que sí ha existido en otras épocas en las que esta modalidad de caza era transmitida en las familias de padres a hijos.

«Eso ahora se ha acabado porque está el problema de la legalidad, luego el de las multas y, por último, el del cesto malla, que siendo la solución no es admitido por la Consejería de Medio Ambiente», señaló Bayarri.

Respecto a las sanciones impuestas a quienes han infringido la prohibición de la práctica del parany, Bayarri recordó que a «alguna persona le ha costado dos o tres meses de pensión pagar la multa» debido a su elevado importe «y eso no lo queremos para nuestros hijos, así que el parany se está abandonando sin que entren los jóvenes», lamentaba. A ese fenómeno se suma el hecho de que los socios de Apaval «se van haciendo mayores», con lo que el futuro es incierto salvo que el cesto malla consiga sortear las barreras que le impone la Consejería.

La administración autonómica se ha pronunciado en contra de autorizar las pruebas del cesto malla reclamadas por Apaval. Su negativa se ampara en que las trampas no son legales y en un informe que asegura que es un procedimiento masivo y no selectivo.

Informa Víctor Navarro para elmundo.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *