La Junta de Castilla y León indemniza a un cazador con 9.261 euros tras perder un trofeo de lobo

18 julio, 2019 • Noticias de caza

En un primer momento, la guardería denunció al cazador por haber cazado al animal, supuestamente, en un día de fortuna

El animal fue guardado en una cámara frigorífica que se estropeó desperdiciando los animales que en ella había; y tras ello se produjo un robo

Redacción | Un cúmulo de despropósitos han llevado a la Junta de Castilla y León a tener que pagar 9.261 euros a un cazador riojano. Los hechos comenzaron el 28 de febrero de 2013 en el coto de Figueruela de Arriba, cuando el cazador consiguió abatir en una espera un lobo. El cazador contaba con todos los permisos y la Guardería Medioambiental y la Guardia Civil estaban al corriente de la cacería y del posterior resultado.

No obstante, el cazador fue denunciado por la Guardería porque al parecer abatió el ejemplar en un día de fortuna —había nieve—. De esta manera, el cazador fue sancionado por una infracción grave con 437,25 euros de multa y la retirada de licencia de caza e inhabilitación por un año.

El cazador no tardó en presentar un recurso que dio comienzo a un largo proceso. Mientras la guardería sostenía que había 25 centímetros de nieve, el agente de campo afirmaba que había «11 en el punto más alto, y 4 en el más bajo». La defensa argumentó además que otro lobo había escapado por el mismo camino por donde entró el abatido sin arrastrar nieve a su paso, es decir, sin ningún impedimento para su carrera.

Así, en marzo de 2016, tres años después de los hechos, el Tribunal Superior de Justicia anuló la resolución de la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que desestimaba el recurso contra la sanción. Con este fallo a su favor, el 10 de mayo del año pasado, el cazador reclamó la devolución del dinero, con intereses, y la devolución de la pieza de caza.

Sin embargo, fue en este punto cuando el damnificado recibió la mayor sorpresa. En un informe de la Dirección Técnica de la Reserva Regional de Caza de La Culebra le explicaban que su lobo fue guardado en una cámara frigorífica en las dependencias de la oficina de la Reserva en Villardeciervos.

Descongelación irreversible

Pero tal y como revela el citado medio, el informe explica que «el 6 de mayo de 2013 la cámara frigorífica sufrió un fallo en el suministro eléctrico y, en consecuencia, todos los cuerpos de piezas de caza almacenados (entre ellos varios lobos) sufrieron un proceso de descongelación irreversible e incompatible con una nueva congelación, por ello se optó por guardar sólo las cabezas (trofeos de caza), llevándoselas el día 11 a las dependencias (almacenes bajo llave) que la Junta de Castilla y León dispone en el monte El Casal, de Tábara».

El cazador, entonces, reclamó el trofeo. Tampoco pudieron entregárselo ya que según le explicaron habían sufrido un robo en el que fueron sustraídos distintos trofeos de caza de la Sierra de la Culebra. Hasta ahora fuentes de la Guardia Civil explican que se desconoce la autoría del robo y el paradero de los trofeos.

Así pues, el cazador, a través de su defensa reclamó el valor del lobo, equivalente a los 9.261 euros que finalmente ha terminado recibiendo tras más de cinco años después de la cacería.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *