La importancia de los perros de caza en la montería

23 enero, 2012 • Información de interés

A  la hora de cazar en la modalidad de caza mayor más practicada en España, ya sea en montería o en batida, es fundamental contar con la presencia de buenos perros de caza y de personas (rehaleros, perreros, etc.) que hagan bien su labor.

Es imprescindible las rehalas empiecen la temporada campeadas, y es de un gran mérito que los perreros y rehaleros dediquen tantas horas a una afición que muchas veces no les sale rentable.

La emoción de un cazador al ver una suelta de rehalas antes de comenzar oficialmente una montería, es enorme. Es una de las partes de la montería más intensa, donde los perros transmiten sus ganas y su afición por el campo y la caza.

El montero debe respetar la labor de los rehaleros, o perreros y tener mucho cuidado y respeto por los canes. Disparar al monte muchas veces es un peligro innecesario, por lo que se debe guardar prudencia y esperar a realizar el disparo, en el momento adecuado.

Las ladras de los perros son las que nos indican que el animal se acerca a los puestos, por lo que los cazadores deben estar muy atentos a las mismas. Respetar al animal si abatimos la pieza, dejarle su premio y luego invitar a que se marche, sin ningún acto inadecuado, si no de viva voz.

En definitiva los perros, como en la mayoría de modalidades de caza, son fundamentales para la práctica de la caza en montería o batida y debemos ayudar a los perreros y rehaleros para que realicen su trabajo lo mejor posible. Sin ellos la montería o batida no sería posible.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *