La Generalidad valenciana es reticente a incrementar batidas para frenar la sobrepoblación de jabalíes

30 noviembre, 2017 • Noticias de caza

Una decena de alcaldes han solicitado a la generalidad valenciana que tome medidas urgentes para que los cazadores puedan realizar batidas.

La Administración es reticente a autorizar más cacerías porque la «imagen» que se difunde no es agradable y es duramente criticada por animalistas.

El problema generado por la proliferación de manadas de jabalís, que hasta ahora se limitaba a municipios situados junto a extensas zonas forestales, va a más. Estos cerdos salvajes, que no tienen depredadores naturales, siguen ocupando espacio y causando peligro en las carreteras, pero es que ahora ya se ha detectado su presencia en la misma costa.

La escena se vivió en la rotonda de la carretera del Grau de Gandia que conecta con la de Daimús, donde se encuentra el camping l’Alqueria. Un aficionado graba una manada de animales que cruza la parte central de la rotonda mientras un sorprendido motorista tiene que aminorar la marcha para no atropellarlos y sufrir un accidente.

Pocas veces se han visto jabalís tan cerca de la playa, y quienes entienden de su conducta, entre ellos los cazadores, señalan que el motivo es que se les están facilitando grandes corredores por los que desplazarse sin ser vistos, llegando a puntos muy alejados de los montes, que debería ser su hábitat natural.

Además de la superpoblación detectada desde hace años, el espacio del jabalí se ha ido extendiendo hasta llegar a los mismos municipios, gracias, sobre todo, al abandono de los cauces fluviales. En estas zonas, plagadas de cañas, suciedad y vegetación invasiva que nadie retira por falta de medios, el jabalí encuentra refugio, comida y vías para poder desplazarse sin ser detectado.

En municipios como Oliva, la Fuente Encarroz, Villalonga, Ador, Palma, los de la Vall de Vernissa, Jeresa o la Valldigna, situados en la corona montañosa interior de la Safor, la presencia del cerdo salvaje cerca de los cascos urbanos ya casi no es noticia, pero sí lo es que estos animales lleguen a alcanzar la costa, como se ve ahora.

Como informó Levante-EMV, una decena de alcaldes convocados en Villalonga por el concejal de Medio Ambiente, Vicent Rocher, solicitaron a la Generalidad valenciana que adopte medidas urgentes, entre ellas flexibilizar los trámites para que las asociaciones de cazadores puedan realizar batidas de envergadura e intenten controlar la proliferación de estos animales. También responsables de los ayuntamientos de Oliva y Pego se han referido recientemente al problema, e igualmente han apuntado a la misma solución.

La Generalidad autoriza esas batidas, pero también es reticente a incrementarlas porque la «imagen» que se difunde, cerdos abatidos por tiros de escopeta, no resulta agradable y es duramente criticada por asociaciones animalistas y partidos que piden otras fórmulas, como su esterilización para evitar que procreen.

Informa levante-emv.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *