La firma de botas de caza italianas Zamberlan abre las puertas de su fábrica

Es una empresa familiar italiana que fabrica botas de caza desde 1929 apostando por la calidad y manteniendo una filosofía de fabricación a mano.

Su catálogo de caza cuenta con más de 50 modelos diferentes, con una amplísima variedad de acabados y modelos, para que cada cazador tenga un modelo adaptado a él.

Máquinas de coser empleadas en la fábrica de Zamberlan en el pasado.

Redacción | Parte del equipo Cazaworld tuvo la oportunidad de desplazarse en mayo a Italia para conocer en profundidad Zamberlan, una firma de botas de montaña, trekking y caza que desde hace varias generaciones se esmera en manufacturar calzado de calidad para salir al monte.

La fábrica italiana de Zamberlan está situada en Torrebelvicino (Vicenza) y en ella trabajan cerca de un centenar de personas en tres líneas de producción. Los operarios dan forma a 80.000 pares de botas al año (aproximadamente) que comercializan en 45 países diferentes.

Beretta Benelli Ibérica ha comenzado a distribuir las botas de caza Zamberlan en enero de este año, como ya adelantamos en su momento, y fruto de esta comercialización, la empresa española ha querido mostrar a los medios especializados el amplio catálogo de la marca, viendo in situ la calidad del producto y el cuidado proceso de fabricación.

Más de 50 modelos en su colección de caza

La firma italiana Zamberlan presenta un amplio catálogo de botas de caza.

Zamberlan cuenta con un catálogo que resulta sorprendente para aquellos cazadores que no han tenido contacto previo con la marca. Su colección de caza 2019/2020 está formada por más de 50 modelos, con amplia variedad entre las botas de caza.

Desde los modelos más tradicionales, inspirados en la historia de esta empresa familiar que ha cumplido 90 años, hasta los más vanguardistas con acabados de camuflaje y alta visibilidad, el catálogo cubre un importante repertorio en gustos, incluyendo una línea específica para mujeres.

Durante la visita, explicaron con pasión que el amplio catálogo de botas de caza cubre las diferentes necesidades del cazador, siendo fabricadas para que se adapten perfectamente al pie y permitiendo caminar por todo tipo de superficies irregulares con comodidad y seguridad. Para ser más pragmáticos, la compañía diferencia entre calzado para caza menor más ligera —perdices, faisanes…— o más dura, como la becada, y modalidades como el rececho, la batida o la caza con arco.

Materiales y procesos de fabricación de primera calidad

Las pieles son de máxima calidad y de origen italiano, seleccionadas individualmente.

Nuestra experiencia previa nos dice que, cuando viajamos a una fábrica certificada por Gore-Tex, los materiales, los procesos de fabricación y el control de calidad son sobresalientes. Esto es así porque la marca Gore-Tex exige a los fabricantes unos rigurosos y exhaustivos controles de calidad.

La fábrica Zamberlan está certificada por Gore-Tex. Sus componentes y procesos de fabricación son de máxima calidad. Podemos estar seguros de que este calzado italiano es impermeable y transpirable; los operarios comprueban el calcetín impermeable uno por uno para garantizarlo.

En el caso de las pieles de vacuno empleadas, de origen italiano salvo las de un modelo que emplea piel vacuna de Brasil por sus características, un operario se encarga de comprobarlas también individualmente para garantizar que las partes defectuosas no pasen al siguiente puesto de la línea de producción. Para esta labor se ayudan de una maquinaria especializada en seleccionar las partes óptimas de cada piel y asignar a cada una un código de barras para el corte posterior.

El operario, con ayuda de tecnología, selecciona las partes de la piel que van a ser empleadas en la fabricación de las botas.

El operario, con ayuda de tecnología, selecciona las partes de la piel que van a ser empleadas en la fabricación de las botas.

Todas las suelas de las botas Zamberlan son del reconocido fabricante Vibram, garantizándonos agarre y durabilidad.

Filosofía de la elaboración a manoUna operaria se encarga de poner los cordones de las botas Zamberlan

2019 es un año de celebración para la firma. Los inicios de la compañía tuvieron lugar en 1929 y, tras nueve décadas y varias generaciones, Zamberlan continúa pisando fuerte, apostando por la filosofía de la elaboración a mano y estando orgullosos de ser una empresa familiar.

Esto no es inconveniente para incorporar tecnología e innovación en sus procesos. Puesto de máquinas y operarios especializados en cada fase de fabricación combinan a la perfección para garantizar que la calidad del producto final sea  la mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *