La feria de la caza y pesca de la provincia de Burgos se consolida en su segunda edición

13 Junio, 2017 • Noticias de caza

Los 9.000 visitantes de la primera edición se han superado este año en una feria en la que se han ampliado las instalaciones en la localidad de Briviesca.

Siendo Burgos una provincia tradicionalmente codornicera, desde el colectivo cazador se pide compatibilizar la explotación agrícola con el mantenimiento de unas condiciones óptimas para las aves.

La segunda edición de la feria dedicada a la caza y la pesca de la capital burebana, única monográfica de la provincia de Burgos, ha dejado muy satisfechos a los organizadores. Así lo confesaba el concejal responsable del área, José Vicente Cuenca, quien afirmó que «se ha superado la cifra de asistentes del pasado año», los cuales llegaron a las 9.000 personas, «lo que sin embargo no ha restado comodidad a los visitantes».

Cuenca explicó que «la petición de espacio por parte de expositores hizo necesario duplicar el espacio del evento». Por ello, el pabellón principal del complejo polideportivo local se enfocó principalmente a la pesca, tanto en el aspecto comercial como de actividades, reservando el anejo a la caza.

La ampliación a todo el recinto también repercutió de forma muy positiva en las demostraciones caninas al disponer sus participantes de mucho más espacio para las demostraciones y los lugares de exposición de los perros.

Por su parte el delegado de Arrecal en Burgos, Gonzalo Peña, también se mostró satisfecho con el eco logrado por la feria en su segundo año, destacando además la presencia de rehalas de varias regiones. Así como dl interés mostrado por los asistentes en el conjunto de las actividades desarrolladas el fin de semana.

Uno de los puntos que han incrementado este interés popular por el evento briviescano fue así ha sido la inclusión también de eventos novedosos como la gastronomía de caza y la de cetrería. Igualmente, otra de las novedades de la feria, la posibilidad de utilizar el único sistema de caza virtual existente en España para aficionados -o aquellas personas que quieran probar por primera vez este deporte-, ha contribuido a gran parte del éxito del evento. Cabe recordar que la celebración de esta segunda edición facilita el camino para solicitar la inclusión de la cita cinegética briviescana en el calendario de ferias comerciales de Castilla y León por su gran interés para el medio rural de la provincia.

Inclusión que facilitaría uno de los objetivo claves marcados por los organizadores como es dotar a Briviesca de «un evento distintivo apoyado en la histórica tradición de caza y pesca de la ciudad», reconocen desde la organización.

La divulgación del aprovechamiento cinegético mediante este tipo de actos puede ser una importante contribución al recurso de ingresos más antiguo de los pequeños y medianos núcleos burebanos como son la caza y la pesca, y que van cayendo de forma continuada en los últimos años afectando, también a las cuentas municipales. Todo ello al haberse dado dos circunstancias. Por un lado, la actual situación de crisis económica, que ha reducido la cifra de cazadores ante los costes que su práctica precisa, y por otro la disminución de piezas, especialmente de caza menor.

Los más veteranos cazadores recordaban que los campos burebanos, antaño conocidos como auténticos ‘santuarios’ para las codornices, hoy, según los cazadores, son una sombra de aquellos tiempos. Ausencia de caza por distintos motivos, y su reiteración en el tiempo, no sólo pasa factura al colectivo de cazadores sino que tiene importantes efectos colaterales en otros sectores.

Así los alojamientos, hostelería y ayuntamientos con cotos ven cómo las cifras de ingresos menguan cada año siendo, en los dos primeros casos, la posible solución el aumento de la cifra de cazadores; y en el segundo -la ausencia de interesados-, lo que les ha llevado a vender los precintos para caza mayor de forma unitaria en numerosas ocasiones.

Desde el colectivo de cazadores, especialmente quienes residen fuera del territorio, explican la necesidad de compatibilizar la explotación agrícola con el mantenimiento de unas condiciones óptimas para que proliferen las piezas y especialmente las aves.

Informa Gerardo González para elcorreodeburgos.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *