La expansión del «cerdolí» en Asturias provoca situaciones de risa y peticiones de su caza

15 febrero, 2019 • Noticias de caza

La expansión del cerdolí en Asturias ha sido motivo de risas en una sesión de control al Gobierno del Principado.

El consejero de Medio Ambiente afirma que ha solicitado al MAPA la inclusión del cerdolí entre las especies invasoras.

El «cerdolí» entró ayer en la Junta de la mano de la diputada de Foro Carmen Fernández, que en la sesión de control al Gobierno quiso saber qué medidas tiene previstas contra la «invasión» de la especie, un anómalo cruce de jabalíes ibéricos con cerdos vietnamitas adquiridos como mascota y soltados en los entornos de las grandes ciudades. El interpelado era el consejero de Infraestructuras y Medio Ambiente, Fernando Lastra, que negó el asedio y relativizó el daño tirando de ironía. No ve una invasión, dejo dicho, sí un problema, «pero no nos han invadido todavía. Si se produce, no obstante, defendamos el suelo patrio. No deja de ser vietnamita, señoría». Luego fue la diputada interpelante la que apenas pudo contener las carcajadas al caracterizar «el morro parecido al de los cerdos», la promiscuidad y capacidad reproductiva del híbrido o su falta de miedo al contacto con el ser humano, que le viene, precisó, «de la parte más cerda».

Ya en serio, porque el asunto «puede llegar a serlo», después de asegurar que «ni se imagina el informe que yo tengo sobre los hábitos sexuales» del animal, «teniendo en cuenta la promiscuidad del jabalí», Lastra expuso brevemente la magnitud de un problema en el que su departamento ha detectado presencia del «cerdolí» en siete concejos del centro y oriente de Asturias. A saber, enumeró el Consejero, hay constancia de su presencia en Oviedo, Grado, Siero, Llanera, Llanes, Morcín y Villaviciosa, e indicios de hibridación en estos dos últimos municipios.

Lastra emplazó al Ministerio a incluir al «cerdolí» en su catálogo de especies invasoras, algo que el comité científico ya ha sugerido y que sería conveniente por cuanto haría posible «que se impida la tenencia, la reproducción y el comercio de esta raza en el ámbito nacional», destaca el Consejero. Mientras tanto, se utilizan «los mecanismos de la gestión cinegética» con instrucción de que al detectarse el animal «se extraiga» y «se autorizan cacerías en caso de que se crea conveniente y la presencia así lo requiera».

Informa M. Palicio para lne.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *