La doble cara del jabalí en provincias limítrofes

14 mayo, 2018 • Noticias de caza

El Principado de Asturias niega que haya sobrepoblación de especies de caza mientras sus vecinos cántabros sufren un «problema que afecta a toda España».

Redacción | Es bien sabido que Cantabria y Asturias son comunidades limítrofes, pero no por ello parecen tener la misma situación cinegética. Mientras el Principado de Asturias mantiene que la población de especies de caza mayor está bajo control, sobre todo la de jabalí, los cántabros sufren el incremento de la población de jabalíes.

Esta mañana hemos informado que la Consejería de de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno de Asturias niega que haya sobrepoblación de especies de caza. La diputada de IU María Josefa Miranda requirió del Gobierno del Principado una respuesta acerca del exceso de población de jabalí y otras especies de caza mayor como el gamo, y el consejero del ramo, Fernado Lastra, ha respondido que no hay tal. Según los datos con los que cuenta la Consejería que encabeza, que analiza los datos de caza, no se puede deducir que el gamo o el jabalí sean especies que vayan en incremento en esta comunidad.

Un problema que afecta a toda España

Cantabria no parece vivir una situación similar. El director general del Medio Natural, Antonio Lucio, reconoce que el jabalí supone un «problema que está afectando a toda España». Los casos de percances con jabalíes y su expansión por todo el territorio es algo que sucede también en la Comunidad Autónoma de Cantabria.

Lucio reconoce que se ha aumentado el cupo de jabalíes de cinco a ocho piezas, se permiten batidas con perros y la realización de «cacerías extraordinarias», pero asume que «ya no se puede hacer más». En 2017 se tramitaron 375 expedientes por daños en la Reserva de Saja que sumaron un total de 83.000 euros.

La solución al incremento de especies de caza mayor, desde el criterio de la Administración y el de entidades federativas de la caza, se centra el el control cinegético de las mismas. Aun así, en muchas zonas no es suficiente el control que se hace o es necesario aumentarlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *