La difícil labor de buscar una finca de caza

1 marzo, 2011 • Pluma invitada

A la hora de buscar una finca en la que cazar hay que examinar varios parámetros, y es que una finca para uso y disfrute, tiene que reunir determinadas condiciones:

El precio no debe de ser desorbitado. Venimos de una época en la que muchas fincas han vivido casi plenamente de la caza y eso, no es bueno. Me reitero en que no debe de ser desorbitado, siendo acorde a las características de la finca, dimensiones, localización y densidad y calidad de especies, entre otras muchas cosas.

El terreno debe de adecuarse a la modalidad que se va a practicar. La vegetación y  la orografía deben concordar con el uso de la finca. No buscaremos el mismo terreno para dar ojeos de perdiz, que para cazar con perros de muestra.

Otro factor a tener muy en cuenta es la localización, estar bien situado y cercano a las grandes urbes siempre supondrá desembolsar algunos puñados de euros más.

Lo último, y más importante será testimoniar cuál va a ser el destino de la finca. Unos buscaran cazar entre amigos, hacer y deshacer a su antojo, y otros la buscaran como negocio. No todas las fincas valen para ambos usos, y no todo el mundo puede permitirse tropezar varias veces en la misma piedra hasta encontrar lo que buscan.

No hay que precipitarse, el tiempo en muchas ocasiones jugará a nuestro favor.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *