La caza para ser caza

25 enero, 2012 • Pluma invitada

Ha de ser escasa. El gran Ortega y Gasset nos dejó esta frase para el recuerdo. Y hoy en día es una afirmación que compartimos muchos cazadores. Lo que no podemos obviar es que el sector de la caza en España y en el mundo en general se ha convertido en un sector donde  aparte de las tradiciones impera el negocio. Esto no lo comento como una crítica, válgame Dios, si no todo lo contrario, lo comento como algo natural.

La caza es uno de los grandes patrimonios socioculturales que tenemos en España y que como ha pasado con sectores como el olivarero o en la industria del vino, nos hemos dejado comer el terreno por otros países con un “marketing” mejor. No hemos sabido “vendernos más”. Pero desde hace pocos años esto está cambiando, hemos aprendido y nos estamos vendiendo en estos sectores. ¿Por qué no lo podemos hacer en la caza?

Nuestros campos y sierras son de una riqueza extrema, nuestra fauna cinegética es envidiada en muchos países, pero por unos y por otros la casa sin barrer. El turismo cinegético tiene que ser una ayuda ante la situación de crisis en España. Si lo hacemos bien muchas familias podrían “tirar para adelante”, en las zonas rurales más necesitadas.

Aprovechemos que los acontecimientos han cambiado la forma de ver las cosas, que ahora estamos en una posición muy buena para posicionarnos bien, y usemos los medios que la tecnología pone a nuestro alcance. Una buena campaña de social media, aderezada con un marketing digital y off line en buena dirección, ayudaría bastante. Pero ya no solo a gran escala si no que las pequeñas empresas del sector pueden hacerlo y promover su producto. Hay que dejar de usar mal el social media marketing, usémoslo como se debe, recurramos a profesionales y posicionemos la marca “España Cinegética”

Ganaremos visibilidad, ganaremos clientes y ganaremos futuro. La tradición de la caza y las nuevas tecnologías han de converger por el bien de nuestra amada pasión y por la necesidad de empezar a tratar a los cazadores, a la caza y en general a la industria como se debe.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *