La caza en Extremadura clama gestión «antes de que sea demasiado tarde»

31 enero, 2018 • Noticias de caza

El portavoz de los empresarios extremeños  de caza dice que ampliar los cupos de caza para evitar la propagación de la tuberculosis permite que se comentan «auténticas barbaridades».

El presidente de Fedexcaza reprocha a la Junta de Extremadura que no contemple ninguna partida destinada a la recuperación de las especies cinegéticas.

«Tenemos que poner las medidas antes de que sea demasiado tarde». La advertencia del presidente de la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza), José María Gallardo y que comparte el portavoz de los empresarios de caza, Ignacio Higuero, resume el complicado camino que transita el sector cinegético. Y junto a eso, la clave: «que la administración y los cazadores trabajen conjuntamente». En el caso de la caza menor, en mejoras de hábitat contra depredadores y en planes de recuperación de conejos, perdices y liebres, muy mermados en la mayoría de los cotos. Y en el caso de la caza mayor, con un control de poblaciones acorde a la realidad.

La temporada de caza menor se cerró el pasado 6 de enero con un balance «desastroso» en líneas generales y los últimos lances en la caza mayor (la temporada termina el 18 de febrero) no remediarán un resultado «decepcionante», porque aunque se están abatiendo piezas, la calidad no es tan buena como se esperaba.

«Los venados son más pequeños aquí que en el resto de España como consecuencia de la sequía», explica Ignacio Higuero, portavoz de los empresarios de caza; aunque en términos económicos el año no está siendo malo y la recuperación está llegando traducida en una mayor venta de puestos y un turismo cinegético en auge que aspiran a conservar. Pero para ello Higuero plantea «planificar una emergencia cinegética con más sentido común», porque a su juicio esta figura declarada por la Junta para ampliar los cupos de caza y evitar la propagación de la tuberculosis bovina está provocando que en algunas comarcas se cometan «auténticas barbaridades», matando mucha caza y muchas hembras. «Y en un futuro a corto plazo lo vamos a lamentar», advierte.

Tampoco augura un buen futuro para la caza menor Gallardo si no trabajan de forma concienzuda sobre ella tanto los cazadores como la Junta. A la administración le critica que «en el presupuesto para 2018 no incluya ni una medida para la recuperación de especies cuando solo en impuestos de aprovechamiento cinegético se contemplan seis millones de euros». Y a los cazadores les demanda que actúen en sus cotos para recuperar las poblaciones como ya han hecho en varios en la zona de Campo Arañuelo y Campiña Sur en los que, con medidas de control, han conseguido recuperar las poblaciones de conejo.

En este sentido, el consejo de Gobierno de la Junta aprobó ayer la modificación del decreto que regula las ayudas a cotos de caza que hagan actuaciones de conservación y mejora de los recursos cinegéticos.

Informa R. Cantero para elperiodicoextremadura.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *