Juan Antonio Sarasketa carga contra el Gobierno socialista en el Día del Cazador y Pescador Vasco

26 junio, 2019 • Noticias de caza

El presidente de Adecap tilda a los políticos que van contra la caza como «colección de extremistas grotescos subvencionados por la izquierda».

Sarasketa elogió a su vez la postura del Gobierno francés, presidido por Macron, en su defensa de la caza y los cazadores.

Redacción | El pasado domingo 23 de junio se celebró en Dima (Vizcaya) el Día del Cazador y del Pescador Vasco. Durante este acto de reivindicación del colectivo tomó la palabra Juan Antonio Sarasketa, presidente de la Asociación para el Cazador y el Pescador del País Vasco (Adecap). Al subirse al escenario montado para la ocasión, Sarasketa se dirigió a los allí congregados, medios de comunicación incluidos.

Durante su discurso frente a las más de 1.000 personas que allí se encontraban, Sarasketa no dejó pasar la oportunidad de cargar contra la clase política que ataca frontalmente a la caza. En esta ocasión el veterano cazador puso su foco en dos ministros del actual Gobierno en funciones, José Luis Ábalos y Teresa Ribera.

«Extremistas grotescos»

«La que nos está cayendo», afirmó en su alocución. «No pretendo asustar ni ser agorero, pero tenemos un problema importante», continuó.

El punto fuerte de su discurso vino cuando cargó contra «esa colección de extremistas grotescos subvencionados por la izquierda». Sarasketa ejemplificó la situación poniendo en comparativa al ejecutivo francés, con Emmanuel Macron al frente, explicando que ha legislado estableciendo multas de hasta 30.000 euros para quien boicotee cacerías.

Como contrapunto a los elogios al gobierno del país vecino, Sarasketa afirmó que «hay dos ministros del Gobierno de España que se permiten el lujo de llamarnos casposos» en referencia a las palabras del ministro Ábalos y a Teresa Ribera.

Ataques ‘ministeriales’ a la caza

El ministro de Fomento en funciones José Luis Ábalos, hace apenas unos meses, calificó a los españoles que son aficionados a la actividad cinegética o a la tauromaquia como «casposos» para poner en liza la vertiente animalista que ha tomado el PSOE en los últimos años frente a las posiciones de otros partidos. «Nadie tiene derecho a decir qué somos; la identidad es de todos y nadie la impone», se reafirmó.

Mientras, la ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera afirmó sin tapujos que si por ella fuese prohibiría las corridas de toros y la caza. «Siempre me ha resultado muy llamativo que haya gente que disfrute de ver morir o ver sufrir animales. La verdad, no lo entiendo», manifestó.

No obstante, más tarde Ribera se retractó y explicó que estas declaraciones se correspondían con su opinión personal y que no tenía competencias en su ministerio para acabar con ninguna de las dos actividades.

Las declaraciones de ambos ministros levantaron ampollas y desde el colectivo de la caza no se demoraron las críticas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *