José María Itrurralde gana con ‘Maki’ la VII Copa Navarra de Perros a Traílla

5 Mayo, 2017 • Noticias de caza

El perro Maki del durangarra José María Iturralde ha ganado la VII Copa Navarra de Perros atraillados disputada en Sabaiza. Esta séptima edición se ha realizado sobre rastro de jabalí y ha estado organizada por la Federación Navarra de Caza. La prueba valora la actitud de los perros atraillados siguiendo un rastro de jabalí, celebrándose en esta ocasión en la finca navarra de Ezprogi-Sabaiza. Para esta modalidad de la caza con traíllas se  eligen razas como el sabueso español, el sabueso de Berna, el gascón, el grifón azul, el gran azul de Gascuña, bandeanos o astur-cántabros.

Los ganadores con sus perros.

La modalidad de los perros de rastro, que en Nafarroa se mantiene como ‘El arte de la traílla’ al desarrollarse esta disciplina sobre ejemplares de jabalíes salvajes, ha vivido estos días dos citas destacadas. Una de ellas tuvo lugar la pasada semana en la Comunidad Foral, mientras que la segunda fue la disputa en Gipúzcoa del campeonato provincial, en este caso con jabalí doméstico.

La séptima edición de la Copa Navarra de Perros atraillados sobre rastro de jabalí salvaje disputada el pasado 22 de abril en Ezprogi-Sabaiza, estuvo precedida por la charla ofrecida la víspera en la Casa del Deporte de Iruñea. La cita organizada por la Federación Navarra de Caza contó con la presencia del Juez Nacional de Rastro, el navarro Eduardo Urmeneta, y de otros tres jueces cántabros que explicaron los secretos de esta modalidad.

La traílla es una disciplina que hace referencia al hecho de llevar a los perros atados mientras siguen el rastro de un jabalí. Esta disciplina, sin embargo, adquiere el carácter de ‘arte’ en Nafarroa porque “a la complicación, trabajo y esfuerzo que supone emplazar los jabalíes se añade el hecho de que se trate de ejemplares salvajes”, señala Urmeneta.

La irrupción de esta variante en la Comunidad Foral está motivada según Urmeneta, por el hecho de que los cazadores “se aburrían en los certámenes de búsqueda del rastro de jabalíes amaestrados y se optó por adecuar los concursos a la actividad más similar a lo que se hace en una jornada de caza”.

Para desarrollar este tipo de práctica se destinan perros de razas como el sabueso español, sabueso de Berna, el gascón, el grifón azul, gran azul de Gascuña, bandeanos o astur-cántabros, aunque el juez navarro destaca que “más importante que la raza en sí es la preparación y el entrenamiento de los perros y la simbiosis o cohesión entre el perro y su conductor”.

Los concursos arrancan con una prueba clasificatoria en la que compiten todos los participantes. Los concursantes disponen de dos minutos para demostrar sus habilidades en el seguimiento del rastro de jabalíes domesticados, mientras que en el caso de ejemplares salvajes el tiempo oscila entre los cinco y los diez minutos. En ambas modalidades los cinco mejores participantes acceden a la final en la que tienen que repetir el trabajo.

La valoración del trabajo desarrollado se cuantifica en base a 18 parámetros, tres de los cuales inciden en la labor que lleva a cabo el montero, mientras que los 15 restantes están centrados en la actividad desarrollada por el perro. Aspectos como el corte de rastro en perpendicular, tardanza en la indicación, facilidad de seguimiento, voz y su frecuencia, resolución, velocidad o cohesión, son algunos de los criterios que valoran los jueces a la hora de puntuar a los participantes en este tipo de concursos.

Los perros que se imponen en campeonatos con jabalíes amaestrados demuestran según Urmeneta “que son excelentes en la labor que tienen que realizar durante el concurso, aunque el trabajo a realizar en una jornada de caza es diferente”. A pesar de ello, los canes que ganan este tipo de certámenes pueden llegar a protagonizar transacciones de compra-venta con precios espectaculares.

MakiPumaka

Los canes que mejor han realizado la labor de traílla en los concursos celebrados recientemente han sido ‘Maki’, en la VII Copa de Navarra de Perros atraillados sobre rastro de jabalí salvaje que reunió a una veintena de concursantes, mientras que ‘Pumaka’ se impuso en el Campeonato de Gipúzcoa entre 21 contendientes.

En la prueba desarrollada en la finca navarra de Ezprogi-Sabaiza el durangarra José María Iturralde y ‘Maki’ lograron 226 puntos, para hacerse con el certamen por delante de ‘Trumoi’ de Aitor Unamuno y de ‘Lola’ de Mikel Iturralde, hijo del ganador. La tercera plaza fue para ‘Mere’ de Jon Encabo, mientras que la quinta fue ‘Bi’ de Itsaso Fagoaga.

El pasado lunes 1 de mayo, por su parte, se disputó en el paraje de Gorosmendi de Berastegi el Campeonato de Gipuzkoa de perros de rastro de jabalí en el que se el hernaniarra Aitor Etxarri hizo doblete al proclamarse campeón con ‘Pumaka’ y clasificarse en tercera posición con ‘Listo’. La segunda plaza fue para ‘Dumbo’ y Xabier Narbarte.

Informa J. Zengotitabengoa noticiasdeguipuzcoa.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *