Isla Mayor inicia el expediente para declarar a Ecologistas en Acción persona non grata

6 Diciembre, 2016 • Actualidad

El pueblo sevillano de Isla Mayor ha decidido nombrar persona non grata a Ecologistas en Acción por llevar a los tribunales la orden sobre el Plan de Control de Cangrejo Rojo en las Marismas del Guadalquivir. El Consistorio considera que esta acción es un ataque directo contra la economía del municipio.

ecologistas-en-accion

El Ayuntamiento de Isla Mayor ha aprobado en Pleno iniciar un expediente de nombramiento de persona non grata a Ecologistas en Acción, después de que el colectivo haya recurrido en los tribunales la orden sobre el Plan de Control del Cangrejo Rojo en las Marismas del Guadalquivir. El Consistorio lo considera “un ataque directo” al sector pesquero local y al “futuro económico y laboral de sus vecinos”, ya que la especie es uno de sus “pilares”. También va a estudiar iniciar “acciones judiciales” contra el colectivo. En concreto, quiere presentar una “reclamación por los daños y perjuicios económicos que el recurso puede originar entre los vecinos”.

El acuerdo plenario incluye la reclamación al Gobierno central y a la Junta para que no se “concedan nuevas ayudas” a Ecologistas en Acción y el dinero se destine a políticas activas de empleo. Según el alcalde, Juan Molero (PSOE), a diferencia del recurso que se elevó ante el Tribunal Supremo contra disposiciones del decreto que regula el Catálogo español de especies exóticas invasoras (que firmaron varias organizaciones y afectaba a varias especies en diversos territorios), el paso dado por Ecologistas en Acción se considera un “ataque directo” a esta zona. El grupo defiende que ese plan de control es una “burda regulación administrativa” de la actividad comercial que ya se hacía y que el aprovechamiento del animal sólo es posible mediante un “cultivo confinado” y con autorización de la UE.

La asociación que agrupa a las empresas del sector, Apebagua, se ha personado en el contencioso y está a la espera que conocer el contenido. Su presidente, Valentín Murillo, subraya que comparten las leyes para evitar la propagación de especies exóticas invasoras, pero que es algo que debe hacerse en estadios muy iniciales. En el caso del cangrejo rojo en esta zona (introducido en 1974), eliminarlo no sólo sería complejo, sino que tendría perjuicios económicos y ambientales porque se ha integrado en la cadena trófica.

Informa: diariodesevilla.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *