Un gijonés caza el primer rebeco de la historia de Nava

26 febrero, 2018 • Noticias de caza
El cazador y el guarda posan con el primer rebeco abatido en Nava.

Carlos Piñera posa orgulloso con el rebeco y con el guarda José Ramón Ordóñez a la derecha. / R.M.M.

Carlos Piñera logró la pieza, puntuada con medalla de bronce, en les Foces del río Pendón, en los montes de Peñamayor.

Los cazadores de “Agrudeca” aseguran que es el primero que se abate en Nava, donde calculan que hay entre 90 y 100 rebecos, y un cupo de un ejemplar por temporada.

 

El gijonés Carlos Piñera es el cazador que ha abatido el primer rebeco en los montes de Peñamayor (Nava). Lo hizo el viernes, acompañado por dos miembros de la guardería del concejo, Arsenio Pérez Mayor y José Ramón Ordóñez Montes.

En concre, el rebeco fue cazado en la zona de les Foces del río Pendón. Su puntuación es de 78,5 puntos. Es decir, medalla de bronce.

“Es el primero que se mata en la historia de la caza de Nava”, destacan en la agrupación de cazadores “Agrudeca”, que es la que gestiona el coto. Se debe a que, aunque “siempre hubo rebecos” en Peñamayor, había poca población. Al haber logrado que esta haya ido en aumento y ahora sea estable, tenían la autorización para abatir uno al año. Así que lo sacaron a subasta, que también “fue algo novedoso”. Concurrieron cinco cazadores, pero prefieren no dar cifras. La mayor puja fue la Carlos Piñera, que tuvo el honor de abatir el primer rebeco en estos montes.

“Matar un rebeco en Nava es excepcional”, insisten en “Agrudeca”, y más que sea una pieza de tan buen calidad como de medalla de bronce. “Es realmente extraordinario” porque estos animales cinegéticos suelen estar en zonas de montaña más altas que la sierra de Peñamayor y en las que abunden las peñas. Así y todo, el concejo naveto puede presumir de que tradicionalmente han poblado estos montes.

Los cazadores calculan que el censo de rebecos ronda entre los 90 y 100 y “es una población estable”. Ahora tendrán que esperar hasta el año que viene para poder abatir a un nuevo ejemplar, si logran nuevamente la autorización del Principado. Primero han de realizar un plan de seguimiento para garantizar su presencia.

Informa lne.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *