Un ganadero de la comarca de Sanabria sufre el ataque de lobos a dos de sus terneros

9 Junio, 2017 • Actualidad

Los ganaderos se quejan de que se cebe a los lobos cerca de zonas que utilizan para el pastoreo porque esto atrae a los ejemplares hacia su ganado.

La explotación del ganadero afectado se encuentra en un área de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra que cuenta con la mayor población de lobos de la península ibérica.

La explotación ganadera de Ángel Montecino, en Calabor, sufrió esta semana un nuevo ataque de lobos que se saldó con un ternero muerto y otro herido de mordeduras en una pata. El ataque se produjo en el paraje de “El Gavilán” a poco menos de un kilómetro de la nave ganadera. Ángel Montecino localizó el animal a primera hora de la mañana, del día seis, a las pocas horas de que fuera atacado por varios ejemplares. El ganado estaba vigilado por varios perros mastines de la explotación.

A la manada no le dio tiempo a dar cuenta del ternero y solo devoraron las vísceras de la cría, mientras que la madre rondaba por las inmediaciones. El propietario procedió a la retirada del animal hasta la nave a la espera de su recogida. La Guardería medioambiental levantó el informe de daños, corroborando la muerte por ataque de lobos. La explotación se sitúa en el extremo noroeste de la Reserva Regional de Caza de la Sierra de la Culebra, en el término municipal de Pedralba de la Pradería, el territorio con mayor concentración de población de lobos de la península ibérica y fuente de problemas.

El ganadero afectado se lamentaba de que este año no se le haya permitido desbrozar ni efectuar quemas controladas para el pastoreo y despejar áreas de monte bajo para prevenir ataques al ganado, por pedirlo fuera de plazo. Se quejó de que se limpien los cortafuegos para que vengan los cazadores con comodidad a cazar. El lobo siempre ha existido “pero aquí tenemos que convivir todos”.

Problemas que pasan por cebar lobos para su caza en zonas de fácil acceso y próximas a la zona de pastoreo, como es el caso de esta explotación de Calabor. Una práctica que habitúa a los lobos a merodear por las zonas donde se les echa la comida y donde hay incursión hacia el ganado, como denuncian los ganaderos. Los lobos, lejos de seguir con su instinto de mantenerse alejados del hombre, se habitúan a merodear por las zonas y ser oportunistas ante una captura “fácil” de las crías.

No es el único ganadero que ha sufrido ataques en estos meses, ya que se contabilizan daños en Vigo, Ribadelago, San Martín de Castañeda -dentro del Parque natural del Lago de Sanabria- en zonas de la geografía más bajas como San Miguel de Lomba, y que no se denuncian públicamente.

Informa laopiniondezamora.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *