Este perro de caza hace un increíble cobro ante los ánimos de varios cazadores

24 enero, 2019 • Vídeos de caza

Esta escena es prueba de la importancia de nuestros perros de caza y demuestra cómo son compañeros insustituibles y necesarios.

Redacción | La caza proporciona momentos inolvidables. Muchos de ellos los vivimos en compañía de nuestros perros, esos compañeros insustituibles que nos permiten disfrutar de la caza mucho más. Tanto en caza menor como en mayor, el perro forma parte de ese tándem o equipo necesario para resolver muchos lances de caza. Tanto para dar con las piezas como para evitar que queden heridas en el campo y poder cobrarlas, son compañeros insustituibles. Esta escena es buena prueba de ello. El fantástico cobro que hace este perro colma de alegría a cualquier cazador.

Un buen perro de caza que cobre debe hacerlo sobre piezas abatidas tras el disparo, aquellas heridas que recorran distancia o esos otros animales que se encuentren recientemente muertos en el campo.

«¡Buen chico!»

Varios cazadores se encuentran ante lo que puede ser una gran charca o la cola de un pantano. En el agua se ve un pequeño bulto que chapotea en dirección a ellos. Los cazadores no paran de lanzar ánimos: «¡Vamos, chico! ¡Buen chico!». El pequeño bulto se va acercando y ya vemos que se trata de un perro realizando lo que parece ser un cobro. «¡Aquí, vamos, buen chico!», repiten.

Los alientos al perro de caza no cesan. Cuando el perro hace pie y se aproxima a la orilla, vemos cómo se esfuerza en arrastrar lo que porta. «¡Vamos, vamos!», insisten los cazadores. El perro está sacando del agua algún animal, pero no se trata de una pieza de caza menor, como pudiera ser una anátida cobrada en este paraje.

Cuando llega a la orilla, la escena sorprende porque se ven dos cabezas de igual tamaño arrimándose. Sobre el agua, la cabeza del perro y de lo que parece ser un ciervo asoman. Las felicitaciones al perro no cesan. «¡Buen chico, buen chico!».

Ya en tierra, el perro ha conseguido sacar del agua a un ciervo ante la atenta mirada de los cazadores, que le dejan cumplir ante su pieza, porque realmente es el que merece el aplauso por semejante cobro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *