Esperando a las migratorias, Emilio Vega García

11 agosto, 2011 • Sin categoría

Emilio Vega, cazador gaditano de tradición familiar, es un amante empedernido de la caza de migratorias, compartiendo jornadas con otras modalidades de caza menor.

-¿A qué te dedicas? ¿Dónde resides? Trabajo en la rama del metal, concretamente en la aeronáutica para Airbus. Fabrico piezas para los aviones. Soy de un pueblo de la provincia de Cádiz, se llama El Torno, está a 18 kilómetros de Jerez de la Frontera.

-¿Cómo te iniciaste en la caza?  En la caza me inicié desde pequeño, la familia de mi madre era cazadora al completo y vivían en el campo. Se me metió en las venas y ya no se vivir sin salir de caza.

-¿Qué modalidades de caza practicas? Práctico la caza menor en general, pero si hay algo que me quita el sueño, es la caza de la torcaz con cimbel. Las azules me ponen el corazón a cien.

-¿Cuál es tu anécdota de las jornadas de caza más divertidas que recuerdas? Pues una de las anécdotas que no olvidaré fue en una media veda a las palomas con mi hermano. Dormíamos en la misma habitación y la noche de apertura de la media veda lo escuche soñando pegándole tiros a las palomas, y en una de ellas le escucho decir “¡Ahí viene, cuidado! Pim, pim, pim. Se me fue la mejor” Y yo en la otra cama me decía, míralo, está enganchado con la caza. A la mañana siguiente nos fuimos a las palomas, después de unos lances me fui hasta su puesto a las 11 horas más o menos, y sin verla ni probarla, una paloma hace aparición por la derecha hacia nosotros, venía inmejorable. Mi hermano, se encara la escopeta y le descarga los tres tiros, efectivamente se le fue la mejor paloma, es una de las anécdotas que más recuerdo en cuanto a caza se refiere.

-De todas tus prendas de caza ¿Cuál recomendarías?  Para mí, una de las prendas indispensables en la caza son unas buenas botas, da lo mismo que sean caras o baratas, pero cómodas para aguantar todo el día, porque por mucho que lleves en el equipo, si te molestan los pies mal asunto, ya no sabe uno ni dónde ponerse.

-¿Qué armas tienes? ¿Cuál es la que más utilizas? ¿Por qué?  Tengo 5 armas. Dos escopetas paralelas, una superpuesta, una semiautomática y una escopeta de un cañón de herencia familiar. El arma que más utilizo es la escopeta semiautomática, porque es con la que más me cojo, como se dice en el argot de la caza.

-¿Cuál es la situación de la caza en la actualidad? La situación de la caza para mí es un pelín complicado, en el sentido de los detractores que tiene. Ya sabéis a quién me refiero, a los “ecologetas” y también a la presión excesiva a la que sometemos a las especies, creo que castigamos mucho, es mi parecer.

-¿Cómo se presenta la temporada de caza? La temporada creo que será buena, conejos hay muchos, la perdiz tiene muchas polladas, a ver después lo que queda. Las liebres gozan de buena salud, en cuanto a las migratorias ya se sabe, es incierta la entrada de zorzales y si hablamos de palomas, pues ya ni digamos, hasta que la temporada no comience no sabremos lo que nos tiene guardado el campo.



Artículos relacionados


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Bernardo Martinez Gil dice:

    Emilio, gracias por tu tiempo y por esa rica anécdota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *