Escopetas y rifles de personajes conocidos que llegaron a subasta con su historia detrás

7 noviembre, 2018 • Miscelánea

Una pareja de escopetas de Eric Clapton o el rifle del explorador que pronunció «¿Doctor Livingstone, supongo?» son armas especiales que alcanzaron en subasta precios de casi medio millón de euros.

Redacción | Son armas especiales. Sin considerar su valor, hay armas que son únicas por estar personalizadas o haber pertenecido a determinados personajes a lo largo de la historia. Las escopetas y rifles que se hicieron por encargo y se identificaron de alguna manera con una persona cobran especial significado.

De manera casual y como algo que se asemeja a una ensoñación, el amante de las armas podrá encontrar algunas de estas singulares piezas en subastas o mercados de ocasión. Estas son algunas que ha destacado la revista FieldSports.

Encontrar una de estas armas no significa solamente dar con una escopeta o rifle que perteneció a fulanito o menganito sino saber que detrás de ellas hay una singular historia. Desde escopetas usadas por atletas olímpicos o reconocidos cantantes hasta rifles propiedad de eminentes cazadores de mayor, estos lotes que han llegado alguna vez a las subastas son tan codiciados como escasos.

El express de Denys

El libro autobiográfico del cazador Denys Finch Hatton es mejor conocido por la película ganadora de siete Oscar, Memorias de África. En 1911, compró tierras en el África Oriental Británica donde podía pasar bastante tiempo cazando. Pasó cada otoño e invierno haciendo precisamente eso y en 1925 se convirtió en un cazador profesional de caza mayor. Con su rifle doble Charles Lancaster .450 Nitro Express acompañaba a numerosos cazadores que llegaban a sus tierras para cazar.

El rifle se completó en 1911, originalmente en el calibre .475 NE. Posteriormente, lo convirtieron al .450 NE en 1929 para Finch Hatton. El gusto del cazador por la aventura lo llevó a aprender a volar, lo que desafortunadamente sería su perdición. Finch Hatton murió en un accidente aéreo fatal en su ‘Gypsy Moth’, cerca de lo que hoy es el Parque Nacional Tsavo East, Kenia. A su muerte, el rifle cayó en manos de su amigo Berkeley Cole, que también se había establecido en África oriental.

El rifle se subastó en 2010 en la casa de subastas Holts por un precio de unos 63.000 euros.

¿Dr. Livingstone, supongo?

Henry Morton Stanley fue un explorador y periodista británico. Trabajaba para el New York Herald cuando pronunció las palabras «¿Doctor Livingstone, supongo?» a orillas del lago Victoria en 1872. Esta aventura fue el comienzo de la carrera de Morton Stanley como explorador, después de trazar el mapa del río Congo y descubrir el asentamiento de la cuenca del río en nombre de Leopoldo II de Bélgica, y la búsqueda del aventurero naturalista alemán Emin Pasha. Aventuras en las que llevó su Winchester .45-75 de palancaEste rifle icónico formó parte del armero personal de Stanley y representa un vínculo muy fuerte con la exploración de África a finales del siglo XIX.

El rifle se subastó en 2015 en Holts por un precio de unos 40.000 euros.

La colección de Eric Clapton

El guitarrista y cantante de rock y blues Eric Clapton es reconocible al instante con una guitarra en sus manos, pero no tanto por su afición a las escopetas de caza y su práctica.

Ávido coleccionista de escopetas inglesas, el conjunto de armas de Clapton estaba en condiciones de explotar cuando vendió no menos de 12 armas en una subasta de Holts. Tal vez el lote más llamativo fue una pareja de yuxtapuestas del 20 grabadas por Hunt de William Evans.

Lo que hizo a la pareja tan única fue el grabado del propio Clapton. En la escopeta Nº 1 se le representa tocando una guitarra acústica, sentado contra un árbol y atrapando una trucha sobre la marcha. En la Nº 2 se le ve pescando con mosca.

La pareja de escopetas se subastó en 2008 en Holts por un precio de unos 481.000 euros.

Una escopeta medalla de oro

Gran Bretaña ha ganado una medalla de oro individual por tiro al plato en los Juegos Olímpicos en tres ocasiones: la más reciente en 2012 con Peter Wilson; en 2000 con Richard Faulds y en 1968 con el fallecido Bob Braithwaite.

Nacido en Cumbria en 1925, Bob murió a la edad de 89 años. De acuerdo con los deseos de Bob, su familia depositó la superpuesta Browning del 12 que empleó para romper 198 de los 200 platos y así ganar el oro en los Juegos Olímpicos de 1968 en México. Después de su éxito, la pletina derecha mostraba incrustaciones de oro los Anillos Olímpicos.

La escopeta se subastó en 2016 en Holts por un precio de unos 11.000 euros.

Una pareja real

Esta pareja especial de escopetas de martillos en calibre 16 de la casa Stephen Grant fue presentado a Eduardo VII (Albert Edward). Se crearon como una verdadera pareja, pero se entregaron en fechas diferentes: la primera con motivo de su cumpleaños y la segunda como regalo de Navidad. Esto se puede comprobar según muestran los grabados de cada una de ellas.

La escopeta Nº 1 cuenta con un escudo de oro marcado como ‘Albert Edward Novr. 9 de 1870 ’que rodea la cresta del Príncipe de Gales. La Nº 2 tiene un escudo similar fechado el 25 de diciembre de 1870. Los dos escopetas de martillos o perrillos se presentaron en sus estuches individuales de roble y cuero con esquinas de latón, con finas etiquetas del fabricante de cuero rojo con forro de oro. Las tapas estaban marcadas con el escudo del Príncipe de Gales y el nombre de Albert Edward con las fechas correspondientes.

La pareja se subastó en 2009 en Holts por un precio de unos 57.000 euros.

Un tributo a Archie

Esta pareja de Pedro Arrizaabalaga del calibre 12 pertenecieron a uno de los tiradores de palomas más relevantes de todos los tiempos. El comandante Archibald (Archie) James Coats, nacido en 1916, fue un pionero en esta modalidad de tiro al vuelo tal como la conocemos hoy.

Se le recuerda como un tirador brillante, un hombre modesto y un gran mentor en el arte de disparar palomas. Generalmente se dejaba ver con su fiel escopeta Webley 700; pero las Arrizabalaga llegaron a sus manos mientras se encontraba en España. El lote vino con una copia de Pigeon Shooting de Archie Coats, una fotografía enmarcada de Archie en una piel de paloma que sostiene la pistola Nº 1 y dos fotos más de Archie en el campo.

La pareja se subastó en 2016 en Holts por un precio de unos 4.000 euros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *