Voces de caza

Entrevista al cazador Ricardo Júarez

3 agosto, 2012 • Entrevistas, Sin categoría

Médico de urgencias, como el afamado Goerge Clooney, Ricardo Júarez es un cazador preciso como en su trabajo.  Desde Talavera de la Reina nos cuenta su afición y alguna anécdota de caza.

¿Qué modalidad de caza practicas? Fundamentalmente la montería, el rececho y alguna tirada de pluma, muy pocas la verdad. Parece que puede haber de nuevo conejos, caza tremendamente divertida, sobre todo con perros.

¿En qué zonas cazas? En Castilla la Nueva y la Vieja,  la Mancha,  Extremadura,  Andalucía, en general ¡donde me llaman!. Montes de Toledo, Sierra de San Pedro, Sierra Madrona, Las dehesas de la Campana de Oropesa, Sierra norte de Sevilla, Sierra de Guadalupe, Gredos.

Arma de caza preferida: Rifle de cerrojo, madera hasta la boca, Steyr Mannlicher Clásico,  calibre 270.  Me la regalaron mis padres

Ricardo JuarezAños en la caza:  50 aproximadamente. El 22 de Diciembre de 1972, con 17 años, me hicieron novio de montería. Por lo tanto este año, si Dios quiere, cumpliré los 40 como montero.

¿Cómo te iniciaste en la caza? Vivía en Los Navalucillos, al pie de los Montes de Toledo, un pueblo donde lo habitual era estar en contacto con la naturaleza.  Si a eso le añades un tirachinas, los amigos y todo el tiempo del mundo, la mezcla es perfecta.  Cazábamos jilgueros con liga, codornices con red y pito, pajarillos con ballestas, pescábamos a mano en el río. ¡Una locura!

¿Tienes perro de caza? Tengo una rehala.  No importa la raza, ni la capa. Lo importante es que cacen. Aunque yo, si me tengo que definir, lo haría por el cruce de mastín y podenco. Como dijo el conde de Yebes: fuerza, coraje, perseverancia, vientos y dicha, son las características que debe tener todo perro de rehala, para ser completo. Si además es bonito, pues la leche.

Nombres: Rayo, Títere, Güisqui, Ron, Marqués, Valiente, Puñales, Barrancas, Taison, Melocotón.

De joven jugaba al rugby y me encantaba una descripción de Jean Giraudeux, que decía: Un equipo de rugby está formado por quince jugadores. Ocho son fuertes y activos, dos ligeros y astutos, cuatro altos y rápidos, uno por último, es modelo de flema y sangre fría. Justo la proporción ideal entre los hombres. ¿Bonito verdad?

Pues una rehala es igual que un equipo de rugby.  Si tu echas ocho colleras de perros fuertes y activos, perros de punta, el fuerte, la delantera. Dirigidos por cuatro ligeros y astutos, los buscas. Cuatro colleras de perros punteros, altos y rápidos, que levanten la caza muy por delante y cuatro por último, modelos de flema y sangre fría, un poquito por delante del perrero, los de agarre, tendrás un equipo, con 30 perros, casi perfecto.

¿Puedes contarnos el momento más emocionante que has vivido en la caza? Son muchos afortunadamente, pero si  tuviera que  elegir  uno, sería acompañado de mis hijos y probablemente el lance de su primer conejo a rececho o el de sus noviazgos de montería.  Cuando les has metido el veneno en sus venas, les haces esperar hasta que entiendan lo que es cazar una res de montería y si estás fino cobrarla y la emoción es tanta, que se les saltan las lagrimas abrazados a ti… pues… el momento es indescriptible.

¿Qué sueño te gustaría cumplir en el mundo de la caza? Cazando, conocer el mundo y a sus gentes.

¿Qué harías tú para mantener la caza entre la juventud? Sacarles a cazar desde jóvenes, caza auténtica, aumentando cada vez la dificultad. A la juventud no les puedes dar bote, por que se aburren. Contándoles como es el monte, las especies que lo habitan, vegetales o animales, cazables o no.  Enseñándoles respeto por lo que hacen, por los demás y por sí mismos, haciéndoles poco carniceros.

El joven tiene que empezar cazando animales pequeños e ir subiendo en la escala. Conejo, liebre, zorro, corzo, jabalí, venao.  Con la munición limitada.

La Fiesta Nacional ha  desaparecido en las plazas de toros de Cataluña, por la prohibición de asistir a los festejos a los menores de 14 años. ¿Quién se aficiona a los toros sin acompañar desde pequeño a tu padre o a tu abuelo?.  No podemos cometer el mismo error. Y eso puede llegar si no somos exquisitos en la transmisión de la afición.

Los ecologistas siempre están cargando contra la práctica de la caza.  Imagínate que tienes a uno delante, ¿qué le dirías para defender la caza?

Le diría que el mundo que conocemos, es así, por la mano del hombre.

Ni de la justicia social son depositarios los sindicatos, ni de la conservación de la naturaleza los ecologistas. Hay mucho liberado en este país.

¿Algo más que nos quieras contar?

No me gustan que se publiquen  fotos en las que hay demasiada sangre, aparecen armas o el amigo cazador se pone a tomar vientos, para que el trofeo parezca mayor de tamaño. Creo que nos perjudican. Esas fotos  deben ser de nuestro álbum particular.

Buen día y buena caza.

Un saludo.

R. Juárez.

 

 

 

 

 



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *