Voces de caza

Entrevista al cazador Mauricio Melgar

19 agosto, 2012 • Entrevistas, Sin categoría

Ingeniero de Minas, a caballo entre Madrid (de lunes a viernes) y en el campo en Ávila, Mauricio Melgar Jiménez, nos cuenta su pasión por la caza.

¿Qué modalidad de caza practicas?

Pues toda la que puedo y me dejan .Lo que más me gusta es nuestra montería tradicional y los recechos de corzo y recechos de montaña a machos monteses y rebecos.

También me gusta mucho cazar la menor en mano, rodeado de amigos.

¿En que zonas cazas?

Pues monteando, en los Montes de Toledo, Sierra Madrona, Valle de Alcudia, Sierra Morena, Extremadura y algunas en Casilla y León.

Para los recechos de corzo sobre todo en Castilla y León y para los machos monteses en el Bajo Aragón (Maestrazgo y Beceite).También he estado en los Picos de Europa cazando rebeco.

Armas de Caza:

Pues como me gustan mucho las armas, tengo varios rifles y escopetas. En cuanto a precisión y calidad del acero en acciones y cañones me quedo con mis queridos Santa Bárbara. No tienen de origen unos magníficos acabados en maderas, pero yo los he modificado bastante y la verdad que no tienen nada que envidiar al mejor arma centroeuropea.

Mauricio Melgar

Años en la caza:

Pues ya ni me acuerdo (ahora tengo 45años), pero si te sirve de orientación, iba con mi padre a los ojeos de perdiz desde que tenía 5 o 6 años, y desde entonces no lo he dejado, aunque he tenido épocas más activas que otras.

¿Cómo te iniciaste en la caza?

Pues como te acabo de explicar, mi padre me ha enseñado casi todo lo que sé de caza, armas y campo, y llevo con él en el campo toda la vida, en la finca familiar de Ávila.

¿Tienes perro de caza?

Pues en este momento no tengo, porque hace poco que murió un magnífico Braco Alemán (Ono) que tenía. Durante mi vida cinegética hemos tenido, mi padre y yo, pues de todo:

Perdiguero de Burgos (Iris)

Spaniel Bretón (Can y Quercus)

Podenco (Jopete)

Pointer (Jara)

Braco Alemán (ono)

Me encantaría ahora hacerme con un Teckel, pero tengo que negociarlo con mi mujer.

¿Puedes contarnos el momento más emocionante que has vivido en la caza?

Hombre, pues quedarse con un solo lance, después de tantos años, es difícil. Ha habido muchísimos momentos y muy buenos, rodeado de grandes amigos monteros.

Pero forzando la máquina, podría decirte el día que maté mi primer guarro trofeo (Bronce a medio punto de plata), en casa a 100 metros escasos de la puerta.

De cualquier forma tengo grabado a fuego en la memoria, los ojeos de perdices con mi padre en los Montes de Toledo, envuelto en un Loden suyo, y esperando las barras de patirrojas.

¿Qué sueño te gustaría cumplir en el mundo de la caza?

Pues tengo dos sueños cinegéticos, difíciles de cumplir, por aquello de los dineros, pero que serían para mi lo más.

Un safari de León y búfalo en África y un rececho al Argali de Marco Polo en Asia.

¿Qué harías tú para mantener la caza entre la juventud?

Pues lo que hago es intentar inculcar a mis hijos los valores del campo, la naturaleza y el respeto a los animales, enseñándoles a pié de campo lo que a mi me transmitió mi padre. Esta próxima temporada, si Dios quiere, empezaré a llevarme a mi hijo de 6 años a alguna montería, y así intentar inculcarle nuestra ancestral costumbre de ir por las sierras tras venados y guarros.

Los ecologistas siempre están cargando contra la práctica de la caza. Imagínate que tienes a uno delante. ¿Qué le dirías para defender la caza?.

No le diría nada.

Yo no necesito justificarme ante un individuo que normalmente es un ignorante del verdadero campo, politizado y apesebrado, que intenta por la vía sensiblera, hacer daño, a una actividad ancestral, que regula las poblaciones de animales, evita epizootías y otros daños a la vegetación, y que genera multitud de puestos de trabajo e ingresos, en zonas muy deprimidas de nuestro país, o de otros paises.

¿Algo más que nos quieras contar?

Yo animaría a todo aquel que se siente Montero, a que respete y transmita a las generaciones venideras, los valores de nuestra Montería, de saber estar en el campo, ver trabajar los perros y valorar más el lance y el estar con los amigos que la cantidad o la calidad de la res abatida.

Un fuerte abrazo a todos los amigos de Cazaworld.

Mauricio Melgar Jiménez



Artículos relacionados


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Cesar Castro Porres dice:

    Ole Mauricio!!!! Grande!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *