Voces de caza

Entrevista a Lolo Mialdea

11 septiembre, 2012 • Entrevistas

Hoy contamos la historia de Manuel Benito Mialdea Lozano, más conocido como Lolo.  Cincuenta años en la caza, escritor y articulista.  Sus palabras, todo sabiduría.

Profesión o actividad: Actualmente la caza a través del noble arte de la escritura. Soy articulista en la revista Trofeo, ya he publicado un par de libros y mantengo un Blog de Caza del que me siento muy orgulloso. Complementariamente ejerzo como juez homologador de trofeos de caza mayor según baremos CIC. También organizo alguna que otra montería siempre sin ánimo de lucro.Lolo Mialdea en Cazaworld

Lugar de residencia: Vivo en Córdoba y desde mi casa, con un buen teleobjetivo, alcanzo a ver las reses en la sierra. De muy pocas ciudades se puede decir eso.

¿Qué modalidad de caza practicas?: No desprecio absolutamente ninguna y me apunto a un bombardeo, aunque puestos a elegir, la montería y las tiradas de zorzales son mis preferidas. Lo que ocurre es que la edad no perdona y cada vez practico menos la caza en mano y, en cambio, me estoy introduciendo en los aguardos. Antes recechaba de noche con luna, por ejemplo.

¿En que zonas cazas?: Siempre he dicho que soy un cazador cateto. El centro de mis operaciones es la finca de mi familia: Las Mesas, y el 95% de mis jornadas las echo en mi Sierra Morena de Córdoba y con frecuencia en provincias aledañas. También es cierto que he cazado por media España y he salido de Corzos a Escocia y este año a Marruecos tras los jalufos, pero en el conjunto de mi vida cinegética, todas estas salidas son meras anécdotas.

Armas de caza:

Imposible nombrar solo una. Para las reses tengo un Browning BAR saut 30-06 y un BRNO ckk-600 de cerrojo calibre .270 win., ambos con visor.  Salvo que sepa que paso ocupo, siempre llevo los dos y luego me decanto por uno de ellos en función de lo que pide el campo.  Para la caza menuda uso una Franchi “Prestige” con muchísimos miles de tiros y no la cambio por ninguna. Además conservo las yuxtapuestas de mis abuelos, una de las cuales es una Tigre del 16 gemela a la que empleaba Miguel Delibes en sus correrías.

¿Por qué las tienes? Elige una: Me quedo con mi BRNO. Nunca he manejado arma más dura, fiable y precisa.

Años en la caza: Cazo desde que alcanzo a recordar, diría que desde que pude andar, porque caza es también el empleo de todas esas artes como el lazo o la percha, hoy en desuso o prohibidas. Con escopeta ya salía al monte, solo, con la de 12 mm de perrillos con 4 años, y voy por los 54. Echen ustedes las cuentas.

¿Cómo te iniciaste en la caza? Sencillamente como debieran hacerlo todos los niños: Con total naturalidad. Ni mi padre – que no era cazador de escopeta – ni mis tíos Beni y Andrés, me dejaban nunca atrás. Luego me arrimé a extraordinarios maestros como Antonio “El Corchos”, Francisco “El de Mesas Altas” o Gabino, nuestro guarda. De tal cruce tenía que salir algo gordo, para bien o para mal.

¿Tienes perro de caza?

Aquí tengo que matizar: Durante años hubo rehala en casa y esa es la mejor escuela y daría para escribir un códice. Daba, literalmente, la vida por ellos. Desde hace años siempre he tenido un perrete para que me cobre los zorzales, pero sin buscar una raza determinada. Simplemente he terminado por hacer buenos a perros cruzados y siempre pequeños para tenerlos en casa, de los que llamamos “milleches”. Tras 16 años con mi “Ciro”, un teckel de pelo corto verdaderamente notable, ahora tengo a ”Jero”, cruce de pincher enano y bodeguero. ¡Incansable!

¿Puedes contarnos el momento más emocionante que has vivido en la caza? ¡Menudo compromiso! Han sido decenas los que podría llamar extremos, en parte porque los buscaba al ser muy calentito de cuchillo, pero me quedo con un venao de 15 puntas que cobré con 16 años en montería. Lo maté con escopeta tras dejarlo llegar berreando y con su escolta de ciervas desde casadios. Calló a 20 metros. Luego doblé otros 3. Esto me pasó en Taqueros, donde tres años antes me hice novio.

¿Qué sueño te gustaría cumplir en el mundo de la caza?

Que la parca me sorprenda haciendo lo que me gusta, y no es broma. Siendo realistas y aunque a día de hoy no corren buenos vientos, me gustaría vérmelas con un búfalo cara a cara y en plena África libre y abierta.

¿Qué harías tú para mantener la caza entre la juventud?

Supongo que lo que ya hago. Con mis hijos fomentarles la afición de modo inseparable con la educación. Con todos los demás, dedicarles, cómo así hago, mucha tinta en los mejores medios de comunicación escrita, y aquí incluyo a Cazaword pues no podemos ir en contra de las nuevas tecnologías

Los ecologistas siempre están cargando contra la práctica de la caza.  Imagínate que tienes a uno delante, ¿qué le dirías para defender la caza? Algo parecido a lo que dijo Jesús a los Apóstoles: ¡Deja lo que haces y sígueme, que yo haré de ti un cazador de verdades solo con que escuches, mires más el suelo que al cielo, y mantengas la mente abierta!

¿Algo más que nos quieras contar?

Pues francamente no puedo por menos que hablarles de mi producción literaria aunque alguno diga que me valgo de este medio por intereses espurios. Sucede que todo cazador con inquietudes literarias y que como he dejado dicho, pretende enseñar a los jóvenes y “dialogar” con mis iguales. El hecho de dar testimonio de lo que ha sido una generación irrepetible de monteros a caballo entre Don Antonio Covarsí y el advenimiento de las cercas y los 4×4 para terminar con la PlayStation, creo que justifica toda mi trayectoria cinegética. Dicen los que saben de esto, que a mi manera de cuentacuentos apasionado, lo he conseguido de pleno con mi libro de reciente aparición “40 años monteando narrados en primera persona”. Dicen que consigo meter a la gente en mi pellejo, más no me corresponde a mi juzgar lo que significará en el futuro. Además tengo otro terminado para cuando se agote este. Más no seria justo si me dejara atrás a mi hijo pequeño: “La Montería Española”, una suerte de manual de buenas costumbres y practicas monteras que escribí para Cuadernos de Caza de Trofeo.

Para terminar quisiera dar las gracias a Cazaword tanto por esta oportunidad que me brinda de expresarme libremente, como por cumplir con una labor que nunca hubiera creído cierta de no zambullirme en su cibermundo: Unir y hacer amigos a cazadores de medio mundo.

 



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *