Entrevista a José María García, director de Caza Mayor

11 enero, 2017 • Miscelánea

Para analizar la imagen social que tiene la caza, así como el fenómeno creciente que existe en su contra y en contra de los cazadores desde determinados grupos sociales, CAZAWORLD preparó el ‘Especial Imagen de la caza y medios de comunicación’, publicado el pasado 20 de diciembre. Durante el mes de enero publicaremos las entrevistas que hicimos a los responsables de los medios que participaron, con el fin de detallar la valoración al respecto de cada uno de ellos. Esta es la entrevista a José María García, director de Caza Mayor.

De un tiempo a esta parte, lamentablemente, la caza está siendo atacada. De manera particular, la imagen de la caza se ve perjudicada por reacciones que casi siempre se centran en el ataque personal y grosero; y, como actividad general y concepto, existe una tendencia ecologista que rechaza absolutamente la caza.

La imagen que llega de la caza a la sociedad se canaliza, en menor medida, a través de los medios escritos y, de una manera global, por las redes sociales. Frente a la inmediatez y llegada de las redes sociales, son los medios escritos los que pueden ofrecer una visión más asentada y argumentada de la caza.

Desde CAZAWORLD hemos querido conocer sus impresiones en este sentido, con el fin de reflejar sus palabras en el ESPECIAL que ofrecimos sobre la imagen de la caza y los medios de comunicación.

Durante este mes de enero vamos a publicar las entrevistas a los responsables de los medios especializados que participaron en el Especial Imagen de la caza y medios de comunicación.

Hoy: José María García, director de Caza Mayor.

¿Cuándo nació el medio de comunicación que dirige y cómo ha evolucionado? ¿Cómo lo definiría?

La revista Caza Mayor nació como números especiales acompañando a Federcaza. El primero de ellos se publicó en 1997, no siendo hasta 1999, vista la gran acogida del producto y del hueco que existía en el sector, que adquiere su periodicidad mensual, la cual mantiene hasta la fecha, con más de doscientos números publicados.

¿Qué valoración cree que tiene la sociedad actual de la caza?

Una parte importante de la sociedad, por supuesto no toda, tiene bastantes reservas sobre la actividad cinegética y su papel en la actualidad, e incluso hay muchas personas que se declaran abiertamente contrarias a la caza. Por lo tanto, la valoración no es la mejor de las posibles, aunque insisto en que ésta proviene de buena parte de la sociedad, no de toda, faltaría más.

¿Cree que la imagen que tiene la sociedad de la caza ha cambiado? Si es así, ¿cuáles podrían haber sido los motivos?

No es tanto un cambio de la imagen que tiene la sociedad de la caza y sí más bien un cambio del modelo de sociedad imperante y, en consecuencia, del perfil mayoritario de sus integrantes. Y en un contexto donde lo rural ha perdido la batalla ante lo urbano, una actividad como la venatoria es normal que haya pasado a ser una gran desconocida e incomprendida para el gran público de las ciudades.

La imagen de la caza que se da por las redes sociales (RRSS), ¿cómo la valoraría en términos generales?

De defectuosa y poco edificante, y no tanto por mérito de los que hacen uso de las mismas para criticar esta afición, como por demérito de muchos cazadores a la hora de utilizar estas plataformas de comunicación global, cuyas posibilidades son tan brutales, para lo bueno y lo malo, que deberían conocerse sus reglas mínimamente antes de participar en las mismas.

¿Cómo valoraría la imagen que se transmite a través de medios tradicionales como son los impresos?

En los medios cinegéticos tradicionales, entre los que se encuentran las revistas especializadas, sólo se puede constatar una imagen de la caza que nosotros mismos hemos ayudado a crear y que se basa, entre otros, en aspectos como: normalidad, compromiso con la conservación, coherencia, mayor nivel de formación venatoria, responsabilidad, modernidad, respeto a las tradiciones, aval científico de todo lo que hacemos, escrupuloso cumplimiento de la legalidad…

La imagen que tiene la sociedad de la caza y del cazador, ¿cree que es producto de lo que se ofrece a través de las RRSS y los medios tradicionales? Si no fuera así, ¿a qué cree que se debe esa imagen?

La caza, hoy afición pero durante miles de años fuente de obtención de alimento, camina paralela al desarrollo de la humanidad, por lo que su imagen, con ser importante la influencia de las redes sociales y los medios de comunicación especializados en el presente, no puede ser sólo producto de lo acontecido en unos pocos años. Que la caza haya dejado de ser una herramienta con la que el hombre se procuraba comida y se convirtiera en una actividad relacionada con el ocio es la piedra angular de toda esta discusión sobre su imagen, ya que muchos movimientos de corte ecologista y animalista, en una reducción simplista de que la caza ya no tiene sentido una vez que el ser humano no la necesita para sobrevivir, se niegan a aceptar el nuevo papel o rol que ésta tiene en la actualidad, así como sus múltiples beneficios aparejados y avalados por científicos de prestigio mundial.

¿Cree oportuna una defensa activa de la caza o no es necesaria?

Primero de todo, considero fundamental, en lo que respecta a nuestro país, una profunda reflexión acerca de la necesaria unión del colectivo, asignatura que no podemos seguir suspendiendo una y otra vez y que nos coloca en una situación de desventaja frente a sectores no afines y algunos muy críticos con la caza. A partir de esa unidad, y siempre que sea procedente, por supuesto que hay que defender activamente lo que es y representa esta afición.

La imagen de la caza en la sociedad, ¿puede llegar a convertirse en un concepto ampliamente respetado? ¿Cómo podría lograrse esto?

No debería hacer falta un conocimiento en profundidad de algo para mostrar respeto hacia ello. Pero como las cosas hoy en día funcionan como funcionan y se falta al respeto, se insulta o se intoxica sin el más mínimo conocimiento de causa, si queremos que esa parte de la sociedad que no nos tiene en alta estima nos mire con otros ojos, no estaría de más que nuestro mensaje, el que lleva implícitos los logros y bondades de esta afición en el Siglo XXI, superase los círculos estrictamente venatorios para llegar, calar y abrir los ojos a una opinión pública desinformada y contaminada con alegatos anticaza desde hace años.

CAZAWORLD

Artículos relacionados


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. En caza mayor, si no hubiera cazadores por afición, habría que contratar cazadores profesionales, especialmente por los daños en la agricultura. Al menos en Navarra, en gran medida se está cazando el jabalí en “defensa propia.”
    En caza menor es a la inversa, el aumento de la productividad agrícola, está exterminado a la perdiz autóctona y desequilibrando el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *