En la lucha contra el coronavirus, los animalistas no hacen nada

1 abril, 2020 • Carta Editorial, Miscelánea

El mundo rural y la caza se vuelcan contra el COVID-19 mientras los animalistas miran para otro lado

Corren tiempos difíciles, no solo para todos los españoles sino para la mayoría de la población de nuestro planeta. Son tiempos en los que la mayoría de los colectivos se unifican por un bien común que está por encima de cualquier otro.

En estos días hemos podido observar cómo sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, comerciantes y demás gremios están dando todo lo que llevan dentro para que todo el mundo, en la medida de lo posible, pueda estar atendido. Para que a nadie le falte ningún producto de primera necesidad o simplemente para que nadie se salte la cuarentena decretada por el Gobierno, poniendo en riesgo tanto a sí mismo como al resto de la población. Ellos no son los únicos que están realizando un gran esfuerzo. El resto de personas está realizando también un importante ejercicio de responsabilidad y solidaridad con los demás, no solo cumpliendo la sufrida cuarentena, sino aportando todo lo posible para ayudar a revertir esta fatal situación, sin importar ideologías, colectivos o profesiones. El objetivo está claro.

Cazadores, agricultores y ganaderos aúnan esfuerzos junto al resto de la población española realizando donaciones, subastas y aportando sus medios materiales y humanos para sumarse a la causa

En medio de esta lucha en la que todo el mundo está implicado, el Partido Animalista Pacma continúa con su peculiar lucha particular, centrada en la prohibición de la actividad cinegética durante la cuarentena, en la alimentación de gatos en los parques o en denunciar limitaciones en el paseo de mascotas por la ciudad.

El mundo rural volcado en la lucha

Algunos de los colectivos que no han dudado en volcarse en la lucha contra el coronavirus han sido los de los cazadores, agricultores y ganaderos, dando muestra del compromiso del mundo rural con el resto de la ciudadanía.

El mundo de la caza ha sabido entender cuál es el problema que azota nuestro país. Los cazadores han colgado los aperos y se han puesto manos a la obra realizando todo tipo de acciones que pudiesen colaborar con la causa. Muchas han sido las subastas y donaciones que sociedades, empresas, federaciones y asociaciones han realizado. Además, algunas de las principales empresas textiles del sector cinegético, a las que se le han unido multitud de particulares, han centrado su actividad en la fabricación de mascarillas para donarlas a todo aquel que las pudiese necesitar.

Por otra parte, el mundo de la agricultura y la ganadería trabaja a destajo para que todos aquellos productos de primera necesidad lleguen a los hogares de toda España. A las labores de desinfección realizadas por el ejército y personal especializado se ha unido el increíble esfuerzo de todos aquellos agricultores que no han dudado en aportar su propia maquinaria para sumarse a dichas tareas con unos meritorios resultados.

Pacma y el animalismo miran hacia otro lado

Mientras el resto de la sociedad unifica esfuerzos centrándose en un objetivo común, el animalismo parece desvincularse y continúa mirando hacia el mismo lado de siempre.

Desde que comenzase la crisis provocada por el COVID-19, el animalismo en general y el Partido Animalista Pacma en particular, no solo no han realizado ninguna acción significativa para aportar su granito de arena, sino que sus principales acciones se han centrado en la prohibición de la caza durante la época de confinamiento (lo cual puede generar una problemática que se deberá solucionar en el momento que sea oportuno), en denunciar algunos límites establecidos en ciertos ayuntamientos en el paseo de mascotas y en la alimentación de las colonias felinas urbanas.

Mientras, el animalismo continúa centrado en la prohibición de la caza durante la cuarentena, en la distancia de los paseos con las mascotas y en la alimentación de las colonias de gatos

El partido presidido por Laura Duarte tampoco ha realizado ningún tipo de donación, colaboración o llamamiento social que no estuviese centrado únicamente en los animales, evitando dejar a un lado su ideología para intentar sumarse a la corriente de solidaridad y responsabilidad en la que está implicada el resto de la población.

Lo que sí ha hecho Pacma, como puede observarse en su web, es atribuirse logros y victorias en los que ellos no han tenido nada que ver. La paralización del sector cinegético, a pesar de los problemas que está ocasionando, ha sido una medida realizada a consecuencia del estado de alarma, y en ningún caso se ha realizado a instancias de este partido. Por otra parte, mientras el Gobierno conciencia a la población de la necesidad de quedarse en sus casas saliendo de ellas para realizar únicamente las tareas mínimas indispensables, el partido animalista centra su actividad en la denuncia de la limitación en metros que algunos ayuntamientos han impuesto referentes a la movilidad durante el paseo de mascotas.

La población española tiene claro cuál es el objetivo prioritario en estos momentos y cuáles deben ser los verdaderos esfuerzos en los que todos debemos centrarnos. El mundo rural como parte importante de esta sociedad, también.

J. Javier Calonge

Subasta solidaria para luchar contra el COVID-19 a favor de Cruz Roja España

Cazadores riojanos donarán 3.200 euros para luchar contra el COVID-19

Estos empresarios cazadores fabrican mascarillas para proteger del COVID-19 «a los que nos protegen»


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Jose luis dice:

    Oleoleyole bien ablao estos animalistas son un parásitos que solo chupan y tocan los cojones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *