En la carpa de Rivela solo faltó Obélix

10 abril, 2017 • Caza y Cocina

Más de 200 personas se dieron cita en Rivela para celebrar la Fiesta del Jabalí, que desde hace doce años celebra la Peña del Colmillo de La Estrada para compartir la carne de los jabalíes que cazan durante la temporada. Una empresa de catering mantuvo la carne en un adobo especial con ajo y aceite desde el jueves y la cocinó guisada con patatas de Lamas y coles de Bruselas. El menú incluía pinchos variados, merluza a la romana y tarta de chocolate. La carpa instalada junto a la antigua escuela de la parroquia acogió a 220 personas, muchas inscritas ya fuera del plazo oficial

La carne se adobó con ajo y aceite desde el jueves y se cocinó guisada con patatas y coles / R. Amado

Si Obélix -el popular personaje de los míticos cómics de Goscinny y Uderzo- existiese, ayer se habría pasado por Rivela (La Estrada). No repartían ninguna poción mágica para mantener a raya a los romanos, pero había jabalíes para dar y tomar.

La culpa es de los cazadores de la Peña del Colmillo, que este año han abatido más de una veintena de ejemplares en los montes estradenses. Cuando el botín son uno o dos animales, se hace una fiesta privada y se da salida a la caza. Sin embargo, para desgracia de los agricultores locales, hace años que los jabalíes proliferan en la zona. Es así como hace doce años ha nacido la Fiesta del Jabalí de Rivela. A la Peña del Colmillo le sabía mal desperdiciar la carne y, ante la excesiva despensa que iban generando durante la temporada de caza, decidieron congelar sus presas e inventarse una fiesta para compartirlas con todo el mundo. De paso, era una disculpa para reunirse y pasarlo bien.

Desde su creación, la Festa do Xabarín ha tenido altos y bajos. En sus buenos tiempos reunía a doscientos comensales. Después, la afluencia llegó a caer hasta las setenta personas. Pero ahora la celebración vuelve a estar en auge. La carpa instalada junto a la antigua escuela de la parroquia acogió ayer a 220 personas, muchas inscritas ya fuera del plazo oficial. Entre todos hicieron frente a los 15 jabalíes que prepararon in situ tres cocineros de Catering Valenciaga. Entre los ejemplares abatidos esta temporada había algunos que superaban los cien kilos de peso. No obstante, para la fiesta se eligieron los más tiernos. La carne estuvo en un adobo especial con ajo y aceite desde el jueves, para evitar un excesivo sabor a monte que no suele ser del gusto general. El jabalí se sirvió guisado, acompañada con patatas de Lamas y coles de Bruselas. Los cocineros se hartaron de recibir felicitaciones por la receta. Aún así, sobraron unos veinte kilos de guiso que algunos se llevaron en táper para solucionar la cena. Apetito no faltaba en Rivela pero, además de jabalí, el menú incluía pinchos variados, merluza a la romana y tarta de chocolate.

El aperitivo y la sobremesa la animaron los humoristas locales Manolo do Atlético y Luis Rivas. Se encargaron del pregón inaugural y ofrecieron también sendos monólogos tras el almuerzo.

De cara a la décimo tercera edición de la fiesta, la organización anuncia ya que se dejará la piel para seguir engrandeciendo el evento o, al menos, mantenerlo en las cifras de asistencia conseguidas ayer. No son supersticiosos, así que la número 13 puede ser mejor edición que cualquiera.

Informa Rocío García para lavozdegalicia.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *