Empresarios del sector de la caza sufren ciberataques en sus redes sociales

3 diciembre, 2018 • Noticias de caza

El propietario de una armería y un orgánico de caza han sufrido en las últimas horas el hackeo de sus cuentas de Instagram y Facebook.

Redacción | «Prohibir la libertad de expresión». Uno de los afectados por este ciberataque piensa que este es el propósito que ha motivado los hackeos. Dos empresarios cinegéticos cuentan a Cazaworld cómo están viviendo estas horas en las que han sufrido sendos ataques a sus redes sociales. Mensajes con claro contenido animalista y la imposibilidad de acceder a las cuentas, alguna de las cuales ha sido eliminada. Amenazas y denuncias, este es un episodio más de ataque frontal contra el sector de la caza.

José Luis Álvarez es propietario de Armería La Gacela, abierta desde hace 10 años en Ávila, y tiene cuentas abiertas en las distintas redes sociales. En la de Instagram que ha sido atacada superaba los 11.000 seguidores. Con motivo de haber llegado a los 10.000, Álvarez publicó hace días un sorteo de diversos artículos que iba a realizar, pero el hackeo de su cuenta de Instagram se lo ha impedido.

Este domingo regresaba de su jornada de caza cuando comprobó que su cuenta en Instagram había sido “vaciada”. Ninguna de las entradas que había publicado se podía ver (ahora mismo, la red social muestra un mensaje cuando se quiere acceder a esta cuenta: «Esta página no está disponible»). Al comprobar que su cuenta había sido eliminada, el responsable de Armería La Gacela presentó una denuncia ante la Policía Nacional en la que comunicaba la eliminación de la cuenta homónima y la imposibilidad de acceder a ella.

Denuncia que José Luis Álvarez ha presentado ante la Policía Nacional.

Álvarez ha reconocido un sentimiento de impotencia y el daño que este ciberataque ha causado a sus intereses comerciales, ya que desde la cuenta hackeada informaba y promocionaba artículos que tiene en venta. «Diría a los cazadores que no se achanten y que en casos como estos procedan a hacer la denuncia pertinente ante la policía y ante la red social atacada». Y añade: «Pueden hacerlo cuantas veces quieran, que yo volveré a la carga con fotos y vídeos de nuestra afición».

Desconoce quién o quiénes pueden estar detrás de este ataque, pero sabe que no ha sido el único.

«Prohibir la libertad de expresión»

José Javier Gómez es otro afectado por este ciberataque. Admite que les han hackeado las cuentas de Instagram y Facebook, a las que no tienen acceso. «Las publicaciones son de marcado carácter animalista», explica el gerente de J.J. Gómez Caza, una empresa especialista en recechos que ofrece jornadas de caza mayor y menor.

De forma frecuente reciben amenazas o insultos que llegan de animalistas o personas que «no entienden la caza», reconoce Gómez, pero nunca había sufrido un ataque a sus redes sociales, que cuentan con miles de seguidores.

Mientras los técnicos de la empresa intentan conocer el origen de los ataques, se están realizando al mismo tiempo tareas de «blindaje» de las aplicaciones. La web de J.J. Gómez Caza no ha sido dañada pero sí ha registrado más de 90 intentos de inicio de sesión fraudulentos. Tras las labores técnicas informáticas de seguridad, Gómez explica que realizarán acciones legales con sus denuncias pertinentes.

Algunas de las imágenes que han publicado en una cuenta de JJ Gómez Caza.

«La caza está atravesando por momentos en los que cada día más necesitamos una fuerte unión entre nosotros», admite este joven empresario cinegético, que recomienda a otros usuarios de redes sociales cambiar sus claves de acceso de forma periódica.

Gómez comenta que no entiende cómo hay personas que no se contentan con bloquear o no seguir a cuentas cuyos contendidos no comparten, sino que pretenden «prohibir la libertad de expresión, esa que tanto proclaman».

Este empresario cinegético considera que «el frente ecoterrorista-animalista es cada día más contundente, tienen más medios y subvenciones, que emplean para atacar a los que vivimos por y para el medio natural». Pide una «cohesión» entre todos los cazadores, federaciones, sociedades y todos aquellos que «aman» el campo y el mundo rural. «Cada día nos van ganando más terreno y llegará el día en el que sea imposible de recuperarlo. ¡Necesitamos ser uno y remar en la misma dirección!», concluye.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *