El vídeo engañoso de un “youtuber” sobre la reproducción del conejo en la naturaleza

9 mayo, 2018 • Miscelánea

Una serie de vídeos sobre la reproducción del conejo en la naturaleza reciben cientos de miles de visitas pese a ser un engaño, usar un conejo arlequín y humanizar a los animales.

«La empatía con los animales domésticos no se debe confundir con la fauna silvestre» puesto que puede derivar en situaciones de peligro, afirma Luis Fernando Villanueva.

Redacción | La sociedad urbanita tiene una idea equivocada de la naturaleza y las especies. Diariamente se lanzan mensajes equivocados que calan en muchas personas y ofrecen una visión irreal del medio natural. Hay una tendencia creciente además a humanizar a los animales. Por ello, entre otras motivaciones, crece día a día en el ámbito urbanita una idea negativa hacia la caza.

Hay vídeos, por ejemplo, que presentan una imagen engañosa de la naturaleza. Es el caso de cinco entregas en el que llaman “¡el canal imprescindible para los amantes de las mascotas!”, que tiene actualmente más de 400.000 suscriptores. Los cinco vídeos forman parte de una serie que se llama “Madriguera de una coneja en la naturaleza”, que tienen hasta la fecha más de medio millón de visitas, y en ella su autor, que dice ser veterinario, pretende describir cómo pare una coneja de campo. «Chicos, hoy os he traído al campo porque quiero que veáis algo muy bonito», comienza diciendo en el primero de los vídeos. Pero hace trampas y engaña a sus miles de seguidores.

Para empezar, decirle a la gente que un conejo arlequín es un conejo de campo es como hacer pasar por una cabra montés una cabra doméstica. Todo es un engaño. No hay conejo de campo, no hay gazapera o vivar y la grabación de la madriguera no se hizo en el campo, pero cientos de miles de personas han creído que así son los conejos de campo y así sus gazapos: unos conejos multicolor que parecen peluches.

El director de la Fundación Artemisan, Luis Fernando Villanueva, es claro ante este tipo de mensajes que se vierten por canales sociales: «No hay duda que éste es un claro ejemplo del problema que la sociedad urbana tiene en su relación con el medio rural y concretamente con la naturaleza». Villanueva explica que, más allá de la gravedad de la humanización de los animales, «la empatía con los animales domésticos no se debe confundir con la fauna silvestre».

El responsable de Artemisan hace referencia a casos trágicos sucedidos en los que acercarse a animales salvajes, considerando que tendrán reacciones de domésticos, han derivado en situaciones de peligro para el hombre. Es el caso de safaris fotográficos o el incremento de jabalíes y otra fauna silvestre en ambientes urbanos.

«¡Somos papás!»

Durante los vídeos, su autor va contando el supuesto proceso reproductor del Oryctolagus cunniculus utilizando términos que tratan de humanizar a los animales. «¡Por fin, somos papás!», «Los cachorritos van a dormir… todavía no son conscientes ni juegan», son algunas de sus expresiones. Esta humanización de los animales entra en la línea del movimiento animalista, cuyo último ejemplo hemos visto en el vídeo de la organización PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales), que pretende mostrar a la sociedad una naturaleza irreal para arrancar la sensiblería de las personas desinformadas. Por eso, muchas de las que han visto esta serie de vídeos, con esas imágenes engañosas, han respondido con admiración.

Los comentarios de los vídeos muestran cómo los seguidores del canal y otros visitantes se creen todo lo que el «youtuber» hace y dice en ellos. Son hermosos, Q tiernooo son los conejitosWwwwwoo que cositas mas tiernas, los felicito que buen trabajoME PUSE A LLORAR CON ESTAS COSTAS TAS BONITAS : ) o esto es demasiado tierno son algunos de los cientos de comentarios.

Hay usuarios del conocido canal de vídeos que no se lo creen. Uno de ellos escribe: enserio hay gente que se lo cree. Otro deja caer si Alguien me puede explicar como hicieron para que las camaras se moviesen, sin espantar al animal.

Los vídeos de la madriguera están grabados en un interior preparado con iluminación y un cristal. La coneja y los gazapos, al ser domésticos, no muestran recelo ninguno.

Mascotas e hibridación

Es creciente la tendencia adquirir mascotas en núcleos urbanos. Y también se ha incrementado el número de animales domésticos liberados. Así, personas que tuvieron un cerdo vietnamita, una cotorra o un conejo doméstico, optaron por liberarlos en el medio natural cuando se cansaron de mantenerlos. El director de Artemisan califica esta práctica de «máxima gravedad» por el «gravísimo perjuicio» causado a los hábitats y a la fauna que habita en ellos.

Muchas de las especies liberadas terminan considerándose posteriormente, cuando se establecen en el medio natural, especies invasoras. «Después de ver este vídeo habrá personas que pensarán que ese abandono no tiene consecuencia alguna y que, al contrario, pueden convivir perfectamente en la naturaleza», afirma Villanueva. Insiste en la «irresponsabilidad» de aquellos que anteponen los miles de likes a los criterios técnicos o científicos, refieriéndose a la serie de vídeos como los de «este personaje» y ante los que la justicia debería actuar.

En los vídeos se pude ver a los conejos arlequines en el campo para terminar la serie sobre la reproducción del conejo en la naturaleza. Si esos conejos quedasen en el medio supondrían un foco de hibridación, además de ser una especie doméstica liberadas en un espacio natural. En estas imágenes, pertenecientes a distintos fotogramas de los vídeos, se pueden ver la coneja y alguno de los gazapos de conejo arlequín utilizados para la grabación.

Este ejemplo de mensajes que resultan muy difundidos y aceptados por canales de comunicación de acceso público suponen una tergiversación de la naturaleza y de las especies que en ella viven. El hecho de que calen en cientos de miles de personas, con esa intención añadida de humanizar a los animales, no hace sino incrementar las corrientes animalistas que prosperan por los ámbitos urbanos y que, con tanta insistencia, se vuelven en contra de la caza y de los usos tradicionales del mundo rural.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *