El toque rústico y exquisito del estofado de liebre

30 julio, 2018 • Caza y Cocina

La liebre posee una alta cantidad de proteínas de alto valor biológico, minerales y aminoácidos esenciales, y su carne es hipocalórica, a razón de 114 calorías cada 100 gramos.

Entre los animales de caza menor que se pueden conseguir en el mercado tenemos a la liebre. Una forma de disfrutar de su carne roja, magra, de fuerte aroma y sabroso sabor es preparando un estofado de liebre, ya sea al horno o en cacerola. Un toque rústico pero exquisito para nuestra mesa de domingo.

A diferencia de otras carnes de caza, la de liebre posee mayor cantidad de proteínas de alto valor biológico, minerales y aminoácidos esenciales. La escasez de grasa de esta carne la hacen hipocalórica, a razón de 114 calorías cada 100 gramos.

Por su alto contenido de purinas, no es un alimento que puedan consumir las personas que padezcan enfermedades como la gota; en cambio pueden disfrutarla quienes tengan hipertensión, pues casi no aporta sodio.

La cocción prolongada ablanda la carne de liebre, por eso se recomienda prepararla en guisos o estofados. Por lo demás, es muy fácil de hacer y queda estupenda servida con su propia salsa.

Ingredientes:

  • 1 liebre
  • 4 patatas medianas
  • 1 cebolla grande
  • 4 ajos
  • 4 tomates
  • 1 puerro
  • 1 calabacín
  • 2 pimientos
  • Cebolleta
  • 3 zanahorias
  • 1 taza de puré de tomate
  • 750 cc de vino blanco
  • Sal y aceite
  • Hierbas aromáticas a gusto

Como preparar estofado de liebre:

  1. Para quitarle el sabor fuerte a la liebre, macerar la carne de liebre en un recipiente profundo con agua, vinagre y limón. Sazonar con hierbas y dejarla reposar toda la noche o unas horas.
  2. Pasado ese tiempo, trocearla. Aparte, cortar todas las verduras en trozosgrandes para que no se deshagan durante la cocción.
  3. Colocar la cacerola en el fuego con un poco de aceite. Cuando esté caliente, echar las piezas de liebre y dorarlas por ambos lados. Poner un punto de sal.
  4. A continuación, agregar las verduras. Primero las patatas y después el resto.
  5. Cuando estén todas integradas, añadir el puré de tomate. Tapar y dejar cocinar a fuego lento durante al menos hora y media.
  6. Para evitar que se seque la preparación, añadir poco a poco el vino blanco.
  7. Finalmente, rectificar el punto de sal y de espesor.
  8. Servir en caliente, acompañada de patatas fritas, arroz blanco o cualquier otra guarnición.
  9. También se puede seguir la misma receta usando una cazuela de barro, de forma tradicional, con fuego de leña.

El estofado de liebre es uno de esos platos que invitan a un buen vino y charlas con amigos, mientras esperamos que se cocine. Esta receta será todo un placer culinario, ideal para una mesa de domingo en buena compañía.

Informa Francisco María para okdiario.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *