El Seprona sorprende en Burgos a un hombre con la cabeza de un corzo abatido sin precinto

4 abril, 2017 • Actualidad

Agentes del Seprona de Burgos han sorprendido este domingo a un almeriense de 32 años que llevaba en su vehículo una cabeza de corzo recién abatido sin el correspondiente precinto. El hombre fue localizado cuando circulaba por la carretera N-623, a su paso por el Valle de Sedano, donde se le identificó, decomisó la cabeza y el precinto sin usar, que han sido entregados en el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León de la capital burgalesa. El hombre reconoció a los agentes de la Guardia Civil que había abatido el corzo.

Efectivos del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han sorprendido en Burgos a un cazador con una cabeza de corzo sin precintar, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

En concreto, se ha decomisado a un cazador de 32 años, vecino de la provincia de Almería, un trofeo de corzo macho (Capreolus capreolus) perteneciente a un ejemplar que acababa de cazar en un coto de la provincia, al no llevar colocado el correspondiente precinto obligatorio para su transporte y que portaba en el maletero del vehículo que conducía.

Los hechos se han producido este domingo, 2 de abril, cuando una Patrulla del Seprona de Burgos, en el marco de la campaña 2017-18 contra el furtivismo que periódicamente y por estas fechas pone en marcha la Guardia Civil para la prevención y control de esta ilícita práctica, paraba un todo terreno cuando circulaba por la carretera N-623, a su paso por el Valle de Sedano e identificaba a su conductor.

Un somero registro al interior del vehículo permitió localizar en el maletero una bolsa de plástico; al abrirla se comprobó que contenía una cabeza de corzo macho con evidencias de haber sido recientemente cazado.

A simple vista se verificó que carecía del correspondiente precinto que debe colocarse tras su abate, si bien llamó la atención el hecho de que el cazador portaba entre sus pertenencias un precinto en regla y sin usar.

Este autorizaba la caza de un corzo macho en un coto de la provincia, donde reconoció haber abatido al animal y que, sin embargo, nunca colocó.

La infracción observada ha sido puesta en conocimiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos, donde ha sido entregado el trofeo y el precinto decomisado.

Informa lainformacion.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *