El Seprona localiza una nave ilegal de comercialización de carne de caza en Huesca

30 diciembre, 2016 • Actualidad

El Seprona ha encontrado casi una tonelada de caza apta para consumo humano en una nave que no contaba con los registros sanitarios y las licencias de actividad para la comercialización de carne de caza. Los agentes formularon 6 denuncias administrativas.

Jabalíes intervenidos en otra operación contra el comercio ilegal de carne de caza.

Jabalíes intervenidos en otra operación contra el comercio ilegal de carne de caza.

El Seprona de la Guardia Civil de Huesca está llevando a cabo la Operación “SUS SCROFA”, encaminada al control y vigilancia de irregularidades en el comercio de carne procedente de caza mayor en la provincia de Huesca.

Existen empresas, que legalmente adquieren piezas de caza y son transportadas fuera de Aragón, dado que este tipo de carne es apta para el consumo humano, cumpliendo de forma legal con la normativa vigente, en cuanto almacenamiento, transporte y condiciones de conservación durante el trayecto, si bien hay otras que comercializan con estas carnes sin cumplir los requisitos necesarios.

Por este motivo el pasado 18 de diciembre el PAPRONA de la Guardia Civil de Monzón inspeccionó una nave dedicada a la recogida y comercialización de carne procedente de caza mayor, en la localidad de Barbastro,  pudiéndose comprobar que carecía de licencia de actividades y registro sanitario.

En el transcurso de la inspección se observaron 50 canales de animales evisceradas (48 jabalís y 2 corzos), uno de ellos sin el precinto obligatorio, según dictamina la legislación de caza. Posteriormente a la inspección, los Agentes del PAPRONA de la Guardia Civil de Monzón, solicitaron la presencia de los inspectores de sanidad y calidad alimentaria de la DGA, al no estar la actividad autorizada mediante los registros sanitarios y licencias de actividad.

Una vez personado el inspector de sanidad del Gobierno de Aragón se levanta acta, resultando que los canales de animales son aptas para el consumo humano, siendo destinadas a sala de despiece de carnes de caza a otra provincia española y destruyéndose el animal que no llevaba precinto.

Por los hechos expuestos la patrulla del Seprona de la Guardia Civil formuló 6 denuncias administrativas ante el Gobierno de Aragón por infracciones a la Ley General de Sanidad y la Ley de Caza.

Informa: elperiodicodearagon.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *