El Rey pierde la Corona y la recupera gracias a los cazadores

13 junio, 2012 • Noticias de caza

El año 2012 se convirtió en una pesadilla para el Rey.  La galopante crisis económica del país, tras cuatro años de caída, convirtió un pequeño accidente en el detonante: el Rey tuvo que abandonar el país y emigrar a Gibraltar, al amparo de la monarquía británica.

Rey pierde su corona

Para él, la profecía de los Mayas se cumplió casi en su totalidad.  Como cada año, el monarca realizó una escapada a África, para la caza de un elefante.  El reto era mayúsculo.  La edad no perdona y el físico del Rey ya no es el de un joven.  Además, el incremento de la población de rinocerontes estaba poniendo en peligro la vida de los pobladores y reclamaban la ayuda de su gobierno, que no estaba por la labor.

Una caída fortuita, acabó con una importante lesión del Rey y un viaje urgente de vuelta al país.  La labor de un ávido periodista destapó la noticia y entonces, como un tsunami informativo, la avalancha de noticias, críticas y medias verdades llenó el devenir diario de la gente.

La monarquía no supo o no pudo explicarlo.  El gobierno, enfrascado en su lucha contra la crisis, consideró oportuno explotar la noticia para desviar la atención.

El Rey se había convertido en el blanco perfecto.  Todo empezó con una pequeña manifestación frente al palacio de la familia real.  La atención de los medios llevó a una rápida propagación en ciudades, pueblos y villas.  Bajo el lema “menos viajes y más trabajar” la multitud se fue uniendo.

De repente, el gobierno se dio cuenta del error inicial e intentó organizar la máquina de propaganda favoreciendo al Rey.

Algunos manifestantes volvieron a su día a día, pensando que no había solución.  El monarca parecía respirar tranquilo.  Sin embargo, una llamada del FMI lo iba a estropear todo: “Os vamos a intervenir”, sentenció al otro lado del teléfono.

Rápidamente los gritos de la gente se transformaron: “menos viajes, nos han intervenido”.  La caída del ladrillo, la subida del petróleo, la corrupción política, la negación de lo evidente, la prima de riesgo, la fragilidad del gobierno, la ayuda a la banca y los embargos.  Toda la frustración en un único chivo expiatorio.

Así que, el 13 de Junio de 2012, el Rey anuncia en un mensaje televisado y ya desde Gibraltar: “lo siento mucho, no volverá a suceder, renuncio a la corona”.

En la sombra, un ex político, cazador, no quería que esto sucediera.  Ahora, con el Rey fuera, la situación era altamente peligrosa.  Las calles se convirtieron en una fiesta por unas horas, para luego apoderarse el caos y el desorden.  Si el Rey había caído, el gobierno también.

Este hombre, contactó con Cazaworld, la mayor red de cazadores del país.  Tenía un plan.  En ellos estaba la vuelta de la corona.

Lo primero que hacen: abastecer a multitud de pueblos con carne de caza.  Los cortes de suministro empezaban a agotar las existencias de comida.  El mensaje era claro: el accidente del Rey no tenía nada que ver con la crisis.

El político, con buenos contactos, empezó a llevar ese mensaje a la prensa y ese trabajo cuidadoso de los cazadores.

Animados por los buenos resultados, los cazadores iniciaron una campaña de consumo local, de abastecimiento a restaurantes, hospitales y centros educativos.

Poco a poco, la gente tomó conciencia del problema que se había originado.  A pesar de las críticas, incluso grupos ecologistas radicales, lograron ver el valor y el esfuerzo de los cazadores.

El Rey decidió entonces regresar a su país y encabezar el grupo que le estaba ayudando.

La percepción de la economía mejoró.  Un grupo de miles de cazadores había logrado lo que no pudo un gobierno maniatado por el FMI.

En una hábil estrategia: el ex político salió en todas las televisiones del mundo junto al monarca para anunciar la restauración de su reinado.

El gobierno en el poder dimitió en bloque.  Y el 21 de Diciembre de 2012, justo el día de la profecía, el monarca recibía su corona de nuevo.

Los cazadores, héroes silenciosos, continuaron con sus vidas.  Pero el país encontró su estabilidad gracias a ellos.



Artículos relacionados


7 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Victor Briceño Hernanz dice:

    que tipo de locura es este blog? creeis que hay carne de caza suficiente para un abastecimiento como el que se comenta?

    Puesto a inventar, inventad algo mas creíble…

  2. Anton Maria Escudé Murtró dice:

    Con todos los respetos para “Bernardo” esta profecía es totalmente increible.
    Básicamente por que nuestro colectivo es imposible que se ponga de acuerdo para hacer algo conjuntamente.

  3. admin dice:

    Hola Anton,
    gracias por tu opinión. El cuento es una fabula, una historia ficticia. Es cierto que es difícil que todos los cazadores actúen unidos, pero en el cuento, todo es posible.

  4. admin dice:

    Victor,
    gracias por tu aportación. No se trata de hacer nada creíble, sino de contar una historia.

  5. Abilius Garmar dice:

    Hombre, si lees “Noticias”
    El Rey pierde la Corona y la recupera gracias a los cazadores

    Pues piensas que es algo “importante”… la verdad que este tipo de artículos/cuentos/milongan no ayudan al sector cinegético. El cazador no es un héroe, el cazador es apolítico, el cazador es un agente del medio ambiente…

    Con la crisis que hay … ¡Como está el patio!

  6. admin dice:

    Hola Abilius,
    gracias por tu opinión. La historia es una fábula y como tal hay que tomarla. Para ti, el cazador es de una manera y puede ser la real. En la historia, los cazadores son así.

  7. Joan J. Hernandez Ferrer dice:

    Mejor si el cuento acaba que después de la restauración del Rey, éste manda a unos cuantos pseudo ecologistas tocapelotas, a unos cuantos políticos iluminados y a unos cuantos periodistas rosa a Gibraltar, y que se los toquen a los hijos de la Garn Bretaña, en vez de tener que aguantarlos aqui diciendo y haciendo estupideces… así me gustaria más el final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *