El responsable del Servicio de Caza del Principado pide a los vecinos que «aprendan a convivir con los jabalíes»

21 Febrero, 2017 • Noticias de caza

«Hay que aprender a convivir con los jabalíes», ha comentado Orencio Hernández a los vecinos de Gijón y Villaviciosa. El jefe del Servicio de Caza y Pesca de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Autóctono del Principado de Asturias mantuvo ayer una reunión con vecinos afectados por los daños del jabalí en sus propiedades y recomendó el cerramiento de las fincas o la electrificación de sus perímetros. La administración no se plantea reducir las zonas de seguridad para controlar el exceso de la población, tal como había solicitado el Ayuntamiento de Gijón.

Un grupo de propietarios de Gijón contempla los daños causados por los jabalíes en un terreno / José Simal

Los vecinos de Gijón y Villaviciosa que ayer se reunieron en Oviedo con el jefe del Servicio de Caza y Pesca de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Autóctono, Orencio Hernández, para tratar de encontrar una solución a la proliferación de jabalíes que destrozan sus propiedades, salieron del encuentro más desesperanzados que cuando entraron. El caso es que el Principado no les ofreció ninguna solución, más bien al contrario, debido a que las zonas de seguridad que rodean las ciudades prohíben la práctica de la caza. Es más, Hernández les llegó a decir a los vecinos: «Hay que aprender a convivir con los jabalíes».

José Pin es un ganadero gijonés que participó en ese encuentro y se encontró de frente con el problema de las zonas de seguridad. «Lo único que nos dijeron era que el Ayuntamiento se pusiera en contacto con la consejería para tratar de hacer algo». En el olvido parecen haber quedado los planes del Principado de llevar con perros a los jabalíes hacia zonas del concejo donde los guardas de Medio Natural les pudieran dar caza. «Hablan de que lo podrían hacer en Villaviciosa, en la zona de La Ñora, pero si los espantan de allí los acabarán metiendo en Gijón».

Orencio Hernández informó a los vecinos de que en su momento el Ayuntamiento de Gijón había solicitado ampliar esa zona de seguridad. Otro problema es que, según parece, la Ley de Caza del Principado data de 1989 y desde ese año «no se tocó. Pero las circunstancias han cambiado mucho desde entonces», apunta este ganadero.

La única solución que se le ha dado es «cerrar las fincas. Para un ganadero como yo es imposible cerrarlo todo. No se puede poner puertas al campo». Es por esto por lo que los vecinos de Gijón tratarán de mantener una reunión con Manuel Arrieta, concejal de Mantenimiento y Obras del Ayuntamiento de Gijón, para tratar de encontrar una solución al problema.

Adolfo Martínez es el presidente de la Asociación de Vecinos de Quintueles, una de las parroquias maliayas más afectadas por los daños causados por los jabalíes. En su zona, solo les han prometido que «los guardas mirarán qué medidas se pueden tomar. Aún no lo saben». Eso sí, al igual que en el caso de Gijón, el responsable de Caza y Pesca les recomendó «electrificar las fincas para protegerlas. También nos dijo que podíamos presentar reclamaciones por los daños causados».

Los vecinos habían acudido a esta reunión con una intención clara: que, bien mediante la guardería de Medio Natural o las sociedades de cazadores, «se organizaran batidas para eliminar los jabalíes, pero nada. De momento, no nos ponen solución. Nos dicen que tendremos que aprender a convivir con el jabalí».

En Villaviciosa todavía queda la esperanza de que se pueda tomar alguna medida drástica contra los suidos, ya que no toda la zona afectada está declarada como de seguridad y cerca se encuentra un coto de caza, pero es que, según el Principado, son los propios ayuntamientos los que deben solicitar cambios en esas zonas de seguridad, a pesar de que es competencia de las autoridades regionales.

El caso de La Ñora

Martínez explica que en Villaviciosa una de las zonas más problemáticas es el entorno de La Ñora, donde hay un valle y la gran mayoría de las casas están situadas en las lomas: «Los jabalíes campan a sus anchas en el valle. Cuando quieren comer, suben a las fincas y comen de los silos, maíz, manzanas… Hay mucha gente que se está quedando sin pastos».

Estos representantes vecinales se reunirán en los próximos días con sus respectivas federaciones para dar cuenta de los prácticamente nulos avances habidos en el encuentro con Orencio Hernández. Eso sí, su primera intención es solicitar encuentros con responsables de sus ayuntamientos, en un intento de que éstos medien ante las autoridades del Principado. Y siempre con la intención de conseguir batidas de caza que consigan una drástica reducción del número de jabalíes que existen en las zonas limítrofes entre Gijón y Villaviciosa.

Además, los afectados por los daños también están a la espera de que desde la consejería se simplifiquen los trámites para reclamar unas indemnizaciones que, además, critican por lo escasas, ya que, según los baremos establecidos, no llegan a cubrir el valor real de lo estropeado por los jabalíes. Pero son muchos quienes desisten de reclamar ante la complejidad de la tramitación administrativa.

Informa Marco Menéndez para elcomercio.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *