El Reclamo, pasión y tradición

25 febrero, 2014 • Miscelánea

– Campesino de sol a sol y de jaula perdicero, en sus entrañas habitaba la pasión por el celo del perdigón.

– Al campo arrebatado en los higos de septiembre, para su venatoria dedicación, un bonito y fino perdigón.

– A la mano escopeta de “perrillos”, y pájaro en espalda, por las bellas albas suspiraba.

–  No podía, mil faenas esperaban!! rara vez al de sol Manuel se aguantaba.

– Al sonado y forzado toser, del puesto saltaba, hubiera o no campo ensayuelar

tocaba.

– Hablamos de perdiz brava, serrana, de fuerte entrada…o había pájaro o nada!!

– Siempre tenía “pajarillo”, su secreto no acechar, templar y en el sitio tirar.

– Eran tiempos de prohibición, pobre reclamo!! quita dicen ignorantes, perdices a traición!!

– Una mañana que Manuel, nunca olvidará, los civiles aguardaron y además de la sanción, en el acto dieron muerte al perdigón.

– Tiene pocos amigos, cuanto daño hace el perdigón!! detractores un millón.

– Maldijo su desgracia y lloró la muerte del compañero enjaulado, ese año para él había terminado.

– Pobre reclamista, de todos los cazadores, con el campo el mas altruista!!

– Pero aquel luctuoso hecho, nadie debe pensar, que con las salidas de febreros y marzos, iba a acabar.

– Puntuales llegaron los higos de septiembre y todo volvió a empezar, con miedo o sin él, esta afición nadie se la podía negar.

– No lo puede nadie ni obviar ni olvidar, bien cazado, es puro arte tradicional.

– Preguntar a los viejos del lugar, ellos os dirán, que significó esta forma de cazar.

– Y es que el reclamo amigo, no es cualquier cosa, como todo aquello en que se sufre, padece y goza.

– De verdad os digo a los que no lo sabeís, que poco se mata en esta caza, no hay traición, si justicia al trabajo del perdigón, no compensa tanto “madrugón” y sin pretender ser los mejores, tampoco seguro los peores.

Dedicado a los buenos reclamistas, y a sus familias que los sufren. Muchas gracias.

Por @Perdiz_Reclamo



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *