El PP insiste por el Senado en permitir cortar el rabo a ciertas razas de perros

3 Mayo, 2017 • Noticias de caza

El Grupo Parlamentario Popular en el Senado pretende que se establezca una excepción al artículo 10 del Convenio europeo sobre protección de animales de compañía de 1987 para que en determinadas razas, principalmente de caza, se puedan realizar cortes de rabo. Dado que el PP goza de mayoría en la Cámara Baja y que la propuesta de reserva tiene visos de aprobarse, este hecho dará lugar a un trámite inédito en el Parlamento Español desde los años 80, según los populares. El PP retoma una reserva que se presentó en el Congreso en marzo y fue rechazada.

El Grupo Parlamentario Popular en el Senado ha presentado una propuesta de reserva al artículo 10 del Convenio europeo sobre protección de animales de compañía de 1987, por el que se regula la prohibición de cortar la cola a los perros. De este modo, el PP vuelve ha plantear, como ya hizo en el Congreso, que se establezca una excepción a determinadas razas, principalmente de caza, que por su actividad pudieran sufrir daños en su cola.

La más que previsible aprobación de la reserva del PP en el Senado, donde goza de mayoría absoluta, dará lugar a un trámite inédito en el Parlamento Español desde los años 80, según han informado en fuentes del grupo popular.

Este acuerdo internacional prohíbe en su artículo 10 las operaciones quirúrgicas a mascotas cuyo objeto sea modificar la apariencia de un animal (estéticas), y en particular: el corte de cola, corte de orejas, sección de cuerdas vocales y extirpación de uñas y dientes.

El texto de la reserva a este punto especifica que “el corte de la cola sólo se realizará en el caso de perros que por la actividad que desarrollan habitualmente puedan sufrir daños en la misma”. “Dicha intervención deberá realizarla siempre un veterinario que certificará la pertinencia de la misma y de acuerdo con un protocolo aprobado por el Consejo Superior de Colegios Veterinarios”, añade.

En su argumentación, el Grupo Popular señala que esta reserva ha sido presentada por otros países, como Dinamarca y Alemania, que la han presentado de forma genérica, o Letonia, que ha aclarado en qué tipo de perros no aplicará la prohibición.

Además, argumenta que, si bien las leyes de algunas comunidades autónomas ya incorporan la prohibición, la distinta situación en distintas comunidades y la “polémica” que aún hoy hay sobre el corte de colas aconsejan esta aproximación al asunto. “En todo caso, los veterinarios conservarán la libertad de decisión, caso por caso, sobre la forma de proceder”, precisan.

El PP retoma así una reserva que ya presentó en el Congreso y que fue rechazada finalmente por la mayoría de la oposición el pasado mes de marzo. La Cámara Baja aprobaba, con los votos a favor de Unidos Podemos, PSOE y Esquerra Republicana (ERC), la ratificación del convenio sin reserva alguna.

El PP había logrado sacar adelante su reserva en la Comisión de Exteriores del Congreso, tras una negociación con ERC. El texto también contó con el voto a favor de PNV. Concretamente, el texto señalaba que el corte del rabo de los perros se podría hacer en “cachorros de razas cazadoras y sus cruces”, justificando que así se podrá evitar “futuros daños al animal”. La iniciativa pedía también que el Consejo General de Veterinarios hiciera una lista con las variedades que requieran amputación por lo que consideran “conformación anatómica y actitud”.

Pero ante la votación decisiva del Pleno del Congreso, Equo presentó una enmienda par rechazar toda reserva y excepción, recuperando el texto original del convenio, que finalmente también contó con el apoyo de ERC.

Comisión mixta Congreso-Senado

Ahora que el convenio ha llegado a la Cámara Alta para continuar su trámite de ratificación, el PP, que cuenta con mayoría absoluta, ha vuelto a presentar la reserva. El primer debate de esta propuesta tendrá lugar el próximo lunes 8 de mayo en la Comisión de Asuntos Exteriores y, posteriormente, pasará al pleno.

Una vez se apruebe la propuesta, se generará una situación inédita desde los años ochenta del siglo pasado. Según han explicado fuentes del PP, dado que hay posiciones distintas entre el Congreso y el Senado en relación a un convenio internacional, deberá constituirse una Comisión Mixta Congreso-Senado y tendrá que ser paritaria, con el mismo número de senadores y diputados.

Este órgano creado ‘ad hoc’ deberá intentar aprobar un texto de consenso. De conseguirse, ese texto deberá volver a pasar por el Congreso, primero y por el Senado después para su ratificación definitiva. En caso de no acordarse un texto, el convenio ratificado con la reserva aprobada por el Senado deberá volver al Congreso donde la reserva sólo prevalecerá si consigue ser aprobada por mayoría absoluta.

Informa ecodiario.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *