El País nombra como cazador a un furtivo que acumula 70.000 euros en multas y 12 meses de prisión

6 agosto, 2018 • Noticias de caza

Los cazadores defienden que Paco no puede ser considerado cazador «sino como un delincuente o furtivo».

El consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria afirma que «el caso de esta persona no hace justicia a los demás cazadores».

Redacción | El diario elpais.com publicó ayer una noticia en la que hacía referencia a un furtivo de Gran Canaria, de nombre Paco y apellidos desconocidos, que ha sido sancionado en 16 ocasiones, ha pasado 12 meses en la cárcel y acumula una cifra que ronda los 70.000 euros en multas por cazar con mayor número de perros de lo permitido o no respetar los períodos hábiles de caza.

El País llama cazador a un hombre condenado por furtivismo.

El País llama cazador a un hombre condenado por furtivismo.

La información publicaba por el medio generalista habla de Paco como un «cazador empedernido» que tras salir de la cárcel fue al día siguiente a «solicitar su licencia de caza, a pesar de que la inhabilitación continuaba vigente y las multas estaban sin satisfacer». Paco no cumple con las regulaciones establecidas para el ejercicio de la caza y como afirma el consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, «el caso de esta persona no hace justicia a los demás cazadores» puesto que hablamos de un furtivo.

Saltarse la Ley de Caza de Canarias no es un hecho aislado para Paco. Desde 2001 ha acumulado diversas sanciones que oscilan entre los 300 y los 9.000 euros, lo que a día de hoy y tras no haber pagado ninguna de ellas, supone un montante cercano a los 70.000 euros según informa El País. El caso de Paco es totalmente aislado y sin precedentes en Gran Canaria, saltarse la ley de manera continuada le llevó a estar 8 meses en la cárcel en 2008 y 4 meses más en 2010.

«Una persona que realiza este tipo de hechos no puede ser considerado como cazador»

Las asociaciones de cazadores de Gran Canaria se muestran muy críticos con la actitud de Paco. Rodolfo Marrero, presidente de la Sociedad de Cazadores La Decana de Gran Canaria afirma para El País que «una persona que realiza este tipo de hechos no puede ser considerado como cazador por las sociedades de caza sino como un delincuente o un furtivo, o incluso un enfermo, dado que incumple tajantemente con la Ley de Caza de Canarias”.

Paco, por su parte, reconoce que «en ocasiones» ha llevado «más perros de los permitidos, pero es lo mismo que hacen todos los cazadores» y asegura que está siendo objeto de una persecución después de haber roto una relación de amistad con un agente medioambiental. En Gran Canaria los cazadores pueden abatir perdices y conejos, empezando la temporada de caza el próximo domingo. Paco asegura que está deseando que comience la temporada, aunque asistirá como morralero.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *