El Juzgado de Vinaroz continúa las diligencias contra el furtivo de la cabra que se cayó por un barranco

27 febrero, 2017 • Noticias de caza

El hombre de nacionalidad belga que fue hallado in fraganti arrastrando una cabra que acababa de abatir en la localidad castellonense de Zorita de Maestrazgo, y que se cayó por un barranco, está siendo investigado por la Guardia Civil y las diligencias se han enviado al  Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vinaroz. Tras abatir el animal de manera furtiva, el hombre fue sorprendido por un senderista y se precipitó por un barranco del que tuvo que ser rescatado. El Seprona le acusa de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos.

La Guardia Civil ha investigado a una persona de nacionalidad belga como supuesto autor de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos por la caza ilegal de una cabra hispánica en la localidad de Zorita de Maestrazgo.

La actuación se inició a raíz de un aviso de la Central de Emergencias de la Guardia Civil 062, donde se informaba de que un varón había sufrido un accidente en una zona montañosa de La Balma situado en la localidad de Zorita de Maestrazgo. Esta persona fue sorprendida por un senderista mientras arrastraba el cadáver de un espécimen de cabra, poniéndose nervioso al ser sorprendido, y cayendo por un barranco junto con el cadáver del animal.

Él mismo tuvo que ser rescatado por un equipo de bomberos y trasladado en helicóptero hasta el Hospital General de Castellón. Tras el recate agentes pertenecientes al Seprona (Servicio de Protección a la naturaleza) iniciaron una investigación para esclarecer los hechos, hallando en la mochila del accidentado objetos de alta especialización para el deporte cinegético de la caza, tales como prismáticos profesionales, linterna de largo alcance con filtro de luz verde y acople magnético para arma larga, emisora de comunicaciones, precintos servicios cinegéticos y un sensor térmico para localizar las piezas de caza por el calor emitido por su cuerpo, entre otros efectos.

Finalmente tras realizar varias gestiones, los guardias civiles procedieron a la investigación de dicha persona, de 36 años de edad, como supuesto autor de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos.

El autor portaba objetos de alta especialización para el deporte cinegético de la caza tales como prismáticos profesionales, linterna de largo alcance con filtro de luz verde y acople magnético para arma larga, emisora de comunicaciones, precintos servicios cinegéticos y un sensor térmico para localizar las piezas de caza por el calor emitido por su cuerpo, entre otros efectos.

Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Vinaroz. La actuación ha sido realizada por efectivos de la Guardia Civil del Seprona.

Informa castellondiario.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *