El jabalí fantasma por Juan Pablo Esteban

28 mayo, 2012 • Miscelánea

Después de casi un mes de vigilar sus entradas y salidas de una zona muy tupida decidí esperarlo, aun sabiendo que el aire me podía jugar una mala pasada y que no tendría la ayuda de la luna.

Había tomado por rutina ir a tomar su baño de barro y luego salir atravesando la viña que tenia a mi espalda. Pasaba a la derecha del puesto como a tres metros. Me quedaban tres noches de espera, antes de que el permiso concluyera y estaba dispuesto a vivir debajo del roble si hacía falta. La primera noche nada, cuatro horas y para casa, entró mas tarde (no tengo ni reloj ni cámara, ando como los indios).

La segunda noche más de lo mismo… La tercera noche estuve a punto de desistir pero tenía que intentarlo así que allá fui, a las nueve en el puesto, aire oeste y a ratos sur oeste, perfecto. Aunque no hubiera luna, pensé, no me hará falta en cuanto lo oiga allá le va una píldora del 300…. Iluso de mí. A eso de la una el viento se paro del todo , se oía el cárabo a lo lejos y el roer de algún ratón a mis pies, la noche oscura y el fondo de mi puesto oscuro, de repente veo una silueta a 15 metros de mi ” eso es el jabalí –pensé- no puede ser pero si no lo he oído llegar entre la hojarasca de los robles, es igual , allá que le va , con sumo cuidado empiezo a levantar el rifle enciendo la retícula encaro y cuando el haz de luz ilumina el escenario… ¡Nada! Apago rápidamente pero ya es tarde, lo oigo tronchar ramas y broza por dentro de la espesura.

No sabía que pensar,  si me lo había imaginado, lo había soñado o me habían engañado mis ojos de tanto querer verlo, me levante temiéndome lo peor… allí estaban sus huellas, lo había tenido a 15 metros de mi y no lo había sentido ni tan siquiera en su huida, ni el típico bufido ni nada. Se limito a cruzar el claro y esconderse.

Al menos se que estuve a punto de engañarlo, hubiera sido mi segundo jabalí a la espera en menos de un año que llevo enganchado a esto. Al parecer,  hemos roto relaciones, no ha vuelto a entrar al barro desde el sábado por la noche, pero si lo conozco como creo, en una semana está allí otra vez y en cuanto me concedan un nuevo permiso, intentare quedar con él alguna noche. De momento me ha ganado por mi torpeza, la próxima vez habrá que espabilar.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *