El gran impacto económico y social: cifras históricas para la actividad cinegética

19 abril, 2018 • Noticias de caza

El informe ayuda a tener un mejor conocimiento del rol que desempeña la caza en el equilibrio del ecosistema y su impacto en la economía nacional.

El sector de la caza genera en España 6.475 millones de euros y crea 187.000 puestos de trabajo, según el estudio presentado por la Fundación Artemisan.

Redacción | Esta mañana la Fundación Artemisan ha presentado en Madrid bajo el auspicio del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) un estudio llamado «Impacto Económico y Social de la Caza en España», elaborado por la consultora Deloitte en el que se plantea por primera vez la importancia que tiene la actividad cinegética en España. La rueda de prensa ha estado presidida por José Luis López-Schümmer, presidente de Fundación Artemisan y María Lambarri, gerente de Estrategia y operaciones de Deloitte, entre otros.

El informe ayuda a tener un mejor conocimiento de la importancia que desempeña la caza en el equilibrio del ecosistema y su impacto en la economía, así como de las distintas especies, su hábitat o enfermedades, entre otros. López-Schümmer ha resaltado que «nunca se había realizado en España un estudio de esta profundidad que no solo refleja la contribución económica de la caza, sino que valora su importancia desde el punto de vista socia y ambiental, estimando la inversión de los cazadores y gestores cinegéticos en la conservación de nuestro medio natural».

El sector de la caza genera en España 6.475 millones de euros creando así 187.000 puestos de trabajo, lo que supone 0,3% del PIB del país, equivalentes a las ventas netas de vino, al 13% del sector agrícola, ganadero y pesquero, al 4% del sector de la construcción o al 9% del sector financiero.

El estudio subraya que la caza forma parte del acervo cultural español, y que es practicada por cerca de 800.000 personas, de las cuales 334.000 están federadas, por lo que se trata del tercer deporte más practicado de España, por detrás del fútbol y del baloncesto.

Contribución social

La labor cinegética se materializa en varios ámbitos, entre los que destacan las actividades de educación y sensibilización, que desarrollan los cotos y sociedades de caza; el impacto positivo en seguridad vial, sanidad animal y reducción de siniestros agrícolas y el arraigo social que crea la propia actividad junto con el valor cultural de algunas modalidades de caza, como la cetrería.

Contribución medioambiental

Según el informe de Fundación Artemisan, la actividad cinegética contribuye al mantenimiento y cuidado del medio ambiente gracias a que es una actividad clave para el control de superpoblaciones, así como de enfermedades animales, y la conservación de hábitats naturales.

Y por último, hay que destacar que el ejemplo más relevante de la labor ejercida por los actores cinegéticos en la preservación de la fauna silvestre es la recuperación del lince ibérico gracias al mantenimiento en los cotos privados de las poblaciones de conejo de monte y perdiz que le sirven de alimento. De hecho, todos los planes de recuperación del lince ibérico destacan la necesidad de implicar a las sociedades de cazadores, que participan activamente en la elaboración y seguimiento de dichos planes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *