El fuego: sus causas 4

1ª parte del artículo (Pinchad aquí)

2ª parte del artículo (Pinchad aquí)

3ª parte del artículo (Pinchad aquí)

+Causas atmosféricas:

-Cuando son causadas por la densidad del aire. Una variación en más o en menos lleva consigo una perturbación en menos o en más de alcance. La densidad depende de la presión (H), de la temperatura (T) y del estado higrométrico (s); éste se supone constante e igual a su valor tipo 0,5.

.- Densidad absoluta, se obtiene en tablas y nomogramas en función de H y T.

.- Densidad balística, es la relación entre el peso del metro cúbico de aire en las condiciones del momento y el del mismo volumen en las condiciones tipo; o lo que es lo mismo: la relación entre la densidad absoluta (d) y una densidad tipo (dº).

El viento. El viento, como es lógico, actuando sobre el proyectil, modifica notoriamente su trayectoria.

.- Viento a ras de suelo, si tomamos como estatura de tiro, la del cazador entre 1,50 y 2,00 m. afecta considerablemente en la trayectoria balística del proyectil.

.- Viento balístico, viento ficticio constante en magnitud y dirección, cuyo efecto es el mismo que producen el conjunto de vientos reales en las distintas capas de la atmósfera. Se le denomina cuando Yº es mayor de 1.000 m.

.- Descomposición del viento, conocida como W, lo que interesa son sus componentes W1 y Wt, llamados viento longitudinal y transversal. Esta descomposición podemos realizarla utilizando tablas y por medio de gráficos.

+Causas topográficas:

Inclinación del eje de muñones.

-Desnivel entre pieza y blanco, al pretender alcanzar un punto situado a distinta cota de la pieza, dando a ésta el ángulo de tiro igual al que alcancemos, el pie del punto de arribada se trasladaría sobre la línea de igual alza; sería preciso incrementar aún en un nuevo valor angular, dicho ángulo de tiro, para abatir el punto o pieza.

+Intercesión de algún agente en la trayectoria del proyectil:

-Rebote. Dependiendo del tipo de punta, el proyectil, al igual que cualquier cuerpo compacto lanzado con una cierta velocidad, cuando tropieza con un cuerpo duro de relativa consistencia, como puede ser un árbol pequeño, una rama gruesa, etc., rebota. El rebote es, pues un fenómeno inevitable en algunas ocasiones, sobre todo cuando disparamos con el animal, en movimiento. Los rebotes tienen capacidad suficiente para poder impactar sobre otro cazador y generarle serias consecuencias. Se han dado una variada gama de rebotes, son todos irregulares y no se ajustan a ninguna ley. Los ángulos de incidencia con el terreno que más favorecen la formación de rebotes son de 15 grados.

Los terrenos secos, resistentes y unidos, arenosos, pedregosos, favorecen a este efecto. Por el contrario, los terrenos arcillosos, húmedos y removidos tienden a anularlos.

Tengamos en cuenta que un disparo de rifle genera mucha fuerza y velocidad, por lo que es importante saber el efecto que generan los rebotes de un arma, y pensar que no sería ni el primer ni el último caso en el que un proyectil de un arma de esta envergadura puede triangular y herir o matar a alguien.

Rafael Martín Díaz: Entrenador Nacional de Tiro Olímpico




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *