El ‘corzo negro del pelucón’ abre debate entre cazadores y socios de la ACE

18 octubre, 2018 • Miscelánea

Un espectacular corzo abatido en Las Batuecas genera el debate acerca de su enorme ‘pelucón’, característico de esta zona de caza salmantina.

Redacción | La imagen de un corzo cazado recientemente ha impactado en las redes sociales. Un ejemplar inusual con ‘peluca’ y melánico que un socio de la Asociación del Corzo Español (ACE) ha tenido la fortuna de cobrar en Las Batuecas ha despertado la curiosidad de aficionados y entendidos en la especie.

El presidente honorífico de la ACE, Pablo Ortega, ha creado un hilo en la web de la asociación para mostrar el singular ejemplar y aclarar algunos aspectos sobre el mismo, además de abrir el debate que un corzo tan especial puede generar. El propio cazador, Carlos Blanco, reconoce que lograr su captura ha sido un trabajo de meses de seguimiento y destaca que los corzos de esa zona presentan esta malformación siguiendo un patrón común, con unas características similares en la forma y el tamaño de las ‘pelucas’.

Ortega aclara que los corzos presentes en Las Batuecas proceden de una repoblación «realizada con corzos alemanes, provenientes precisamente de una población en la que se dan con frecuencia los ejemplares con mayor o menos grado de melanismo». Lo singular de esta zona es la relativa abundancia de corzos cazados con ‘peluca’ de origen no traumático. El corzo abatido presentaba testículos sin desarrollar bajo la piel del abdomen, por lo que se descarta que se tratara de un animal hermafrodita.

Intersexualidad en corzos

Una de las razones de publicar el caso en el foro de la ACE, además de mostrar semejante ejemplar, es tratar de desentrañar el origen de estas características ‘pelucas’ en los corzos de Las Batuecas. Ortega se plantea la posibilidad de que exista «alguna anomalía genética heredable que provoque un deficiente desarrollo testicular en algunos machos».

Otros socio de la ACE, Gerardo Pajares, considera que el corzo cazado por Blanco es un caso de ‘macho XX’ que presenta una «alteración en la meiosis del padre del corzo o corzos». Pajares comenta la posibilidad de que los casos descritos en esta zona de caza con características similares sean corzos procedentes de un macho en el que se produjo la mutación cromosómica.

En los corzos, según indica Pajares, son frecuentes los casos de hermafroditismo verdadero (presencia total o parcial de ambos sexos) y quimerismo (trastorno genético por el que dos cigotos se combinan y desarrollan en uno solo), y por ello se trabaja en el estudio de casos de intersexualidad en corzos, para lo cual es necesario tener acceso al animal abatido, lo que se informa para el conocimiento de aquellos cazadores que cobren animales con estos destacados rasgos de trastorno genético.

La fortuna de conseguir unos ejemplares raros de corzos abre el debate acerca de sus características morfológicas y genéticas, y esto es lo que ha ocurrido con el corzo negro con la enorme ‘peluca’ abatido en tierras salmantinas por un afortunado cazador.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *