El cirujano y cazador Cavadas opera con éxito a un joven que recibió un balazo

19 julio, 2018 • Noticias de caza

El Dr. Pedro Cavadas ha realizado una doble intervención que ha permitido que el joven pueda sentarse y «hacer la vida que puede hacer un tetrapléjico normal».

Redacción | «Una bala perdida atraviesa mi cuello… y eso me dejó totalmente tirado, sin poder levantarme». Wilmer Arias tenía 9 años y ahora tiene 28. Este guatemalteco admite que muchos doctores le dijeron que lo suyo «no tenía solución». Estaba a punto de rendirse cuando apareció el Dr. Cavadas y le dijo (ríe): «Esto está chupado». Gracias a dos operaciones, Arias reconoce que no imaginaba que iba a aparecer la persona que le quitase los fuertes dolores que sufría desde hace tanto tiempo.

Una enfermera española contó el caso de Arias al Dr. Pedro Cavadas. Le habló de un joven con úlcera en el sacro al que no podían operar en su país ni en estados Unidos, pero Cavadas no creyó que no le pudieran intervenir. En realidad, el joven había perdido la parte de toda la parte inferior de la columna vertebral y pérdida de parte de la pelvis, lo que le obligaba a permanecer en cama y, según el cirujano, con riesgo vital para él. «Estaba partido en dos; o sea, estaba por un lado el tronco, esqueléticamente hablando, y por otro los restos de la pelvis», ha explicado Cavadas.

Se programó una doble intervención. La primera consistía en la limpieza de la zona afectada por una gran infección —no la úlcera citada— y la colocación de un fijador. La segunda operación, que duró 8 horas, permitió unir la columna y la pelvis mediante una transferencia de huesos (peroné) y piel de la pierna.

«Ha merecido la pena»

El joven reconoce que han sido tres meses de camino difícil y doloroso en el que ninguno de los dos se ha rendido. Cavadas, por su parte, ha reconocido que en este caso han intervenido la medicina y la cooperación humanitaria «en estado puro», admitiendo que el resultado «ha merecido la pena». Arias, en agradecimiento al trabajo del doctor, dice que quiere ayudar a quien lo necesite «para devolver lo que han hecho por mí».

Las operaciones han permitido que Arias pueda sentarse y «hacer la vida que puede hacer un tetrapléjico normal y que pueda retomar la vida previa antes del accidente». Un caso que se había desestimado por cirujanos de medio mundo y que, para el Dr. Cavadas, «ha acabado bien».


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Jose dice:

    Es V.d, digno de admiracion
    Un saludo J.R Castellon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *