El calentamiento de los cañones del arma: energía cinética

5 enero, 2011 • Sin categoría

ENERGIA CINETICA:

Siguiendo la teoría de Charbonier, “teoría de la vena gaseosa”, cuando la punta o proyectil viaja por el ánima del cañón, genera, a través del fluido gaseoso que se crea, una serie de ondas que a partir de la parte o zona posterior de la punta se trasladan hacia el culote interior de la vaina a gran velocidad. Dependiendo como es lógico del tipo de variable o diseño de la misma. Estas ondas generadas impactan con la parte baja o posterior del casquillo, originando una trayectoria inversa a la inicial dando como resultante el choque con unas ondas nuevas que han sido generadas posteriormente a estas. El resultado es una masa gaseosa que se genera dentro del tubo dando como origen una nueva energía. Se crean dos procesos: uno que genera temperatura y otro segundo que origina una gran presión.

En todo cañón existen dos zonas a destacar:

a) La unión o intersección de la recámara con el ánima, donde se evidencia una importante

reducción en la sección (estrechamiento o estrangulamiento).

b) La boca del tubo en la que se presenta un violento ensanchamiento hacia el infinito. (Independientemente del choke que lleve si es un arma de cañón liso).

Tanto en la zona de transición recámara-ánima como en la boca, se forman espacios anulares en los que las paredes del tubo no son laminadas directamente por el flujo de gases.

Teniendo en cuenta que los cañones son metálicos, al sufrir una alteración molecular, darán como origen siempre un calentamiento de menor o mayor magnitud.

¿Cómo es posible que las matemáticas encajen con tanta perfección en los hechos de la realidad, siendo un producto del pensamiento humano independiente de la experiencia? ALBERT EINSTEIN

Rafael Martín Díaz: Entrenador Nacional de Tiro Olímpico



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *